inversión

¿Cómo medir el nivel de riesgo a la hora de invertir el dinero?

Ante una inflación al alza, invertir es necesario para que los ahorros no pierdan valor.


Establecer una cultura del ahorro permite que no se pierda ese dinero que sobra y, si se usa de forma inteligente, haga crecer el patrimonio de las personas. Para ser ahorradores no es necesario tener mucho dinero, basta con tener constancia, disciplina y paciencia, estos son elementos claves para alcanzar los objetivos.

Expertos afirman que ahorrar en Colombia no es fácil, ya que menos del 55 % de hogares tiene capacidad de ahorro, según un análisis del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, que calculó el tiempo que les toma a distintos tipos de hogares colombianos ahorrar para cubrir un mes de sus gastos. De acuerdo con el análisis, en aquellos hogares con al menos un hijo y en los que la cabeza de hogar es una mujer, ahorrar es sustancialmente más difícil.

En caso de que se pueda lograr, surge otro interrogante: ¿qué hacer con ese dinero invertido? Y es ahí donde invertir ayuda a que ese dinero guardado no pierda valor. Destinar ahorros o dividendos a otra actividad, con el conocimiento suficiente o asesoría correcta, permite generar ganancias con el paso del tiempo y aumentar el patrimonio.

Generalmente cuando se tiene un dinero para ahorrar, la primera opción es guardarlo en cuentas o depósitos, una opción segura pero que no genera rendimientos a futuro. Con esta alternativa no existe la opción de perder lo que se guarda, pero tampoco de hacerlo crecer. Además se debe tener en cuenta que los depósitos de ahorros se exponen a una pérdida de valor por culpa de la inflación.

Actualmente el mercado financiero permite invertir con niveles de riesgo bajo, medio o alto. Conocer el tipo de activo en el que se invierte es clave antes de unirse a un Fondo de Inversión Colectiva.

Desde octubre del año pasado la Superintendencia Financiera (a través de la Circular 019 de 2021) instó a las entidades financieras y bancos a perfilar a sus inversionistas, esto con el fin de que tomen productos acordes con su perfil de riesgo y reciban asesorías sobre cómo usar eficientemente su dinero.

Pero, en materia de inversiones ¿qué es exactamente el riesgo? De acuerdo con David Daza, experto en Fondos de Inversión de Acción Fiduciaria, el riesgo es la posibilidad de incurrir en alguna pérdida en un periodo de tiempo, no obstante, “si lo anterior se lleva a las inversiones, a mayor exposición al riesgo se tendrán mayores tasas de retorno, es decir, ganancias”, afirma el experto.

De acuerdo con la firma Acción Fiduciaria, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos a la hora de analizar el nivel de riesgo al que se va a exponer el dinero:

Activos de bajo riesgo: por lo general, son inversiones en bonos del Gobierno o de bancos con bajo riesgo y generación baja de ganancias. Aquí se ubican los CDT, por ejemplo.

Activos de riesgo medio: los descuentos de facturas e inversiones en deudas se ubican aquí. Sus resultados se ven a más largo plazo, pues las ganancias fluctuarán.

Activos de alto riesgo: en este nivel se encuentran las acciones de la bolsa o las divisas. Tienen un mayor potencial de ganancias, pero esto va unido a un riesgo de pérdida igualmente mayor. Dada su volatilidad se necesita saber en qué momento invertir dinero y cuándo retirarse.

“La economía son ciclos, con tendencias al alza y a la baja. Lo importante es dar el paso e invertir junto a profesionales, pues esta es la vía para que los ahorros generen utilidades o ganancias a futuro”, afirma David Daza, experto en Fondos de Inversión de Acción Fiduciaria.

Una recomendación de estos expertos para quienes comienzan en los Fondos de Inversión es hacerlo con excedentes de liquidez (dinero que no será usado en obligaciones o necesidades básicas), así mismo fijar una meta y un plazo de mínimo seis meses, los Fondos de Inversión Colectiva (FIC) facilitan que sus ahorros crezcan al mismo ritmo de la inflación.

Agregaron que la ventaja de acudir a un Fondo de Inversión es que el dinero será administrado por profesionales con conocimiento del mercado financiero que, conociendo su perfil de riesgo, invertirán su dinero de tal forma que le permita cumplir sus objetivos en el plazo pactado.