mundo

¡Enigmático hallazgo! Encuentran bastón con forma de serpiente que perteneció a chamán hace 4.000 años

Uno de los arqueólogos que participa en la investigación dijo que el hallazgo lo dejó maravillado y sin palabras.


En una zona de humedales al suroeste de Finlandia fue hallado recientemente un bastón chamánico de 4 mil años, tallado con atributos de una serpiente que, según los arqueólogos, podría arrojar nueva luz sobre el enlace místico de los antiguos finlandeses con la naturaleza.

Para el arqueólogo Satu Koivisto, este ha sido de los hallazgos más notables en su carrera. Todo parece indicar que el bastón, que mide aproximadamente 53 centímetros de largo, pudo haber sido clave para conducir ceremonias místicas de manera ritual.

El equipo de arqueólogos que trabajó con Satu Koivisto indicó que el bastón fue tallado sobre una misma pieza de madera y fue catalogada como perteneciente al periodo Neolítico, ya que fue datada de hace 4 mil 400 años.

“La figura es muy naturalista y se parece a (…)una víbora europea en el acto de deslizarse o alejarse nadando”, dijerons los investigadores para la revista Antiquity.

A los investigadores les llamó la atención el uso simbólico de la serpiente en ese bastón, pues aseguran que se ha registrado es en religiones más tardías. Aunque inicialmente los arqueólogos considera que el uso de ese bastón pudo haber sido para rituales, no descartan que hubiera sido un artículo de ornato.

El arqueólogo Satu Koivisto recordó que las serpientes presentan una carga simbólica y espiritual significativa para los pobladores donde fue hallado el bastón, quienes consideraban que los chamanes podían transformarse en esos animales.

Por lo tanto, para el equipo de arqueólogos que trabajó con Satu Koivisto en la Universidad de Turku no fue sorpresa que un bastón milenario estuviera grabado en forma de serpiente, pues explicaron que bajo el principio alquímico de as above, so below, pudo haber fungido como un enlace místico entre la naturaleza y el chamán en aquel momento.

“El descubrimiento de esta figurilla me dejó sin palabras y me dio escalofríos”, dijo el arqueólogo Koivisto sobre el hallazgo.

Para los expertos, en los humedales al suroeste de Finlandia donde se encontró el bastón con forma de serpiente, es posible que hace 4 mil 400 años sus habitantes se hubieran maravillado con el paisaje y hubieran querido dialogar a nivel espiritual con éste.

Por otra parte, un grupo de arqueológicos encontró en días pasados, en el paso montañoso de Lendbreen, ubicado en el condado de Oppland en Noruega, una caja de madera en perfectas condiciones y otros artefactos antiguos que revelaron detalles sobre la forma en que vivían las personas al final de la época romana hasta el periodo medieval en esa parte del mundo.

A pesar de que el cambio climático representa un riesgo para la humanidad, el proceso de derretimiento de los glaciares ha permitido que se revelen regiones que alguna vez estuvieron cubiertas de nieve.

Con ello, se revelaron algunos descubrimientos en perfectas condiciones como es el caso de esta caja, que sobrevivió por cientos de años cerrada con correas de cuero y que despertó la curiosidad de los expertos por su contenido.

Sin embargo, investigadores del Museo de Historia Cultural de Oslo se llevaron una sorpresa al descubrir que la caja no contenía joyas o documentos importantes sino un simple vela elaborada con cera de abejas y que se conservaba en perfectas condiciones.

A pesar de ser un descubrimiento que podría no ser relevante, sí cuenta parte de la historia de las caminatas anuales que se realizaban a través de la montaña, un paso que era muy utilizado para las actividades de comercio.

Según expertos del museo, la caja está construida con pino y, gracias al radiocarbono utilizado para examinarla, se piensa que habría sido construida entre los años 1.475 y 1.635 D.C.

Además, este tipo de cajas eran muy utilizadas para transportar las velas que les daban calor durante las caminatas y los fríos inviernos. Las velas, aunque no se crea así, eran muy costosas en esa época porque eran la única fuente de luz por la noche.

Además de la vela, en el mismo paso se han encontrado lanzas vikingas, una túnica de lana, raquetas de nieve para caballos, guantes, zapatos, bastones, cuchillos, correas para perros y los restos de un perro.