mundo

Foto | Así son las estructuras similares a tallos de árboles que la Nasa halló en Marte

Los expertos ofrecieron una explicación sobre lo que posiblemente aparece en la imagen captada por el Rover Curiosity.


El Rover Curiosity de la Nasa en Marte tomó una imagen particular en su ruta por la ladera del Monte Sharp: una roca con estructuras similares a tallos de árboles que sobresalen del suelo.

Aseguran que es probable que tales formas sea material que sobrevivió a la erosión de la roca sedimentaria circundante, lo que es consistente con otra evidencia obtenida por Curiosity que muestra cómo la erosión y los depósitos sedimentarios eran comunes en el cráter Gale, en cuyo centro se levanta el Monte Sharp, según informó Universe Today.

Esta imagen fue tomada por la Mast Camera (Mastcam) a bordo del rover el 15 de mayo, o sol 3474 de la misión. La foto comenzó a circular después de que el Instituto SETI tuiteara al respecto y ofreciera una explicación posible de cómo se formó la característica.

Como explicaron, es probable que los picos sean “limaduras cementadas de fracturas antiguas en una roca sedimentaria” que quedaron cuando la roca circundante (hecha de un material más blando) se erosionó.

Según la evidencia proporcionada por Curiosity, el cráter Gale fue una vez el lecho de un lago por el que fluía agua líquida. Esto coincidió con el período de Noé (hace aproximadamente 4.100 a 3.700 millones de años) cuando Marte tenía una atmósfera más densa, un ambiente más cálido y agua que fluía en su superficie.

El movimiento del agua hacia el cráter Gale condujo a la formación de características sedimentarias, como las capas de roca que forman la base del monte Sharp. Si bien Marte no experimenta erosión provocada por el agua en la actualidad, todavía experimenta enormes tormentas de polvo que pueden erosionar las paredes de rocas sedimentarias.

Helicóptero Ingenuity de la Nasa perdió el sentido de dirección

Uno de los sensores de navegación del helicóptero Ingenuity de la Nasa en Marte dejó de funcionar, pero los ingenieros lograron sustituir su cometido con otro componente para seguir volando.

Al igual que otras misiones planetarias de la Nasa, Ingenuity presenta una buena cantidad de redundancia en sus sistemas. Tiene una unidad de medida inercial (IMU) que mide aceleraciones y velocidades angulares de ascenso y descenso en tres direcciones. Además, hay un telémetro láser que mide la distancia al suelo. Finalmente, el helicóptero tiene una cámara de navegación. Da evidencia visual de dónde está Ingenuity durante el vuelo o en tierra.

Un algoritmo toma datos de estos instrumentos y los usa durante el vuelo. Pero necesita conocer la actitud de balanceo y cabeceo del helicóptero, y eso es lo que proporciona el inclinómetro. Como falló, el equipo tuvo que encontrar una manera de hacerse pasar por el inclinómetro, explica Havard Grip, piloto jefe de Ingenuity, en el blog de la misión.

Para resolverlo, aplicaron un parche de software al código que se ejecuta en la computadora de vuelo de Ingenuity. Intercepta lo que Grip describe como “paquetes basura” de datos y los reemplaza con buenos datos. Esencialmente, los controladores de vuelo engañaron a los algoritmos de navegación del helicóptero para que pensaran que los datos que tenían provenían del inclinómetro.

Según informó Universe Today, sorprendentemente, el equipo de vuelo anticipó que podría surgir algún problema como este y escribió el parche de software antes de tiempo. Ahora lo están aplicando y probando para asegurarse de que el parche hará lo que se supone que debe hacer. Si funciona, en unos pocos días, Ingenuity podría estar listo para el vuelo 29.

*Con información de Europa Press.