elecciones 2022

Ajuste fiscal, empleo, gasto social y reforma pensional, retos del próximo presidente

El nuevo jefe de Estado, sea Gustavo Petro o Rodolfo Hernández, también debe dar prioridad al agro colombiano y a la seguridad alimentaria del país. En temas de Bogotá, se requiere dar continuidad a los proyectos de infraestructura vial.


Se llegó la hora de la verdad. Los colombianos acudirán este domingo 19 de junio a las urnas para votar en la segunda vuelta presidencial y definir quién será el próximo presidente de la República entre los candidatos Rodolfo Hernández y Gustavo Petro.

Ambos candidatos representan una opción de cambio, con un mensaje centrado en la lucha contra la corrupción, pero alejados de los partidos tradicionales, que fueron los grandes perdedores en esta contienda electoral.

No obstante, más allá de las propuestas que tanto Petro o Hernández tengan dentro de su programa de gobierno, hay retos y prioridades en las que se deberán enfocar desde el primer día.

De acuerdo con asociaciones y gremios, las principales tareas que no dan espera en el país son el ajuste fiscal, la generación de empleo, la redistribución del gasto social, una reforma pensional, promover una mejor estabilidad del agro colombiano y garantizar la seguridad alimentaria, entre otras.

Empleo

Según lo afirmó Luis Fernando Mejía, director ejecutivo de Fedesarrollo, aunque el crecimiento económico en el país viene en una senda de recuperación, el empleo no lo está haciendo de la misma manera, lo que termina golpeando a la economía y a la producción, porque al no haber trabajo, las personas no tienen ingresos y la reactivación económica se frena.

Es por ello la importancia de que el próximo presidente adelante una política pública encaminada a generar puestos formales en el país.

Para Mejía, el Gobierno debe acelerar la puesta en marcha de proyectos de infraestructura y obras civiles, lo que ayudaría a promover el empleo en el corto plazo. Así mismo, se debe agilizar la ejecución de los miles de millones de regalías que aún están sin utilizarse.

En esta materia, el exministro de Protección Social y hoy presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), Mauricio Santamaría, indicó que la creación de nuevos puestos de trabajo debe ir dirigida a los jóvenes y las mujeres, porque fueron los más perjudicados con la pandemia.

“Se requiere dar incentivos tributarios para la contratación de jóvenes y mujeres, principalmente en los sectores donde no se contrata mano de obra femenina. Hoy en día las mujeres están contratadas en los sectores de servicio y entretenimiento, pero se ven muy pocas contratadas en construcción o en industria y es allí en donde más crece el empleo a nivel nacional, por lo tanto, es necesario dar incentivos para este tipo de contratación”, dijo Santamaría.

María Claudia Lacouture, exministra de Comercio y hoy directora ejecutiva de AmCham Colombia, coincide con el presidente de Anif y señala que “es esencial darles impulso a programas de empleabilidad a partir de la pertinencia de las necesidades actuales del mercado laboral con estrategias dirigidas, principalmente, a jóvenes y mujeres y en donde el bilingüismo sea la base para contar con un recurso humano calificado”.

De igual manera, Santamaría y Mejía señalaron que a mediano y largo plazo es necesario adelantar una reforma laboral en el país que permita la cotización por horas en el Sistema de Seguridad Social y que establezca tarifas diferenciales entre aquellas personas que cotizan como independientes.

“Es incomprensible que la gente que trabaja por horas no pueda cotizar por horas. Hoy en día, cerca de 40 % de la gente trabaja menos de la jornada total y no les permiten cotizar porque la ley no los deja, eso tiene que cambiar, se debe permitir esa cotización por horas y lograr que esas personas también entren a la formalidad”, comentó Mauricio Santamaría.

Ajuste fiscal

Otro de los principales retos que sin duda alguna debe afrontar el próximo jefe de Estado es el de un ajuste en las finanzas públicas del país, logrando una reducción importante en el déficit fiscal.

“A pesar de que el panorama mejoró un poco con la publicación del Marco Fiscal de Mediano Plazo, todavía estamos en una situación fiscal complicada que, si no se mejora, implicaría que el gobierno entrante no va a poder llevar a cabo su plan de nacional de desarrollo y una de las primeras cosas que van a tener que adelantar en la Presidencia es asumir este problema fiscal y muy seguramente tener que adelantar una nueva reforma tributaria”, detalló Santamaría.

El presidente de Anif explicó que esta reforma tributaria debe ir encaminada a eliminar exenciones en IVA y renta, en ampliar la base de los contribuyentes, es decir, que más personas naturales empiecen a pagar impuesto de renta; además de afinar un poco los impuestos territoriales. “Se debe adelantar una verdadera reforma estructural, ya es el momento indicado, no se puede dar más espera”, subrayó.

El director ejecutivo de Fedesarrollo comparte la necesidad de realizar un fuerte ajuste fiscal, pero además de una posible reforma tributaria, pone sobre la mesa la urgencia de disminuir aún más la evasión fiscal y sobre todo redireccionar de mejor manera el gasto social en el país.

“Muchos de los recursos que deben ser destinados a los más pobres y vulnerables por medio de los diferentes programas sociales que tiene el gobierno, hoy están llegando en gran porcentaje a familias que no los necesitan; por lo tanto, es necesario hacer un ajuste en el gasto social”, precisó Luis Fernando Mejía.

“El nuevo gobierno debe hacer un análisis exhaustivo de qué programas sociales deben continuar y cuáles no”, complementó.

Reforma pensional

Uno de los temas que genera gran controversia en el país y que ha sido evitado por los recientes gobiernos en Colombia es el de una reforma pensional que, según los expertos, ya no da más espera.

“La prioridad es darle un ingreso a las personas que nunca se van a poder pensionar; hoy en día existe el programa de Colombia Mayor, pero es necesario aumentar el valor de la transferencia. Segundo, lograr que los subsidios, que hoy se dirigen a personas de ingresos medios y altos que no lo necesitan, se puedan re focalizar”, comentó Santamaría.

Para el exministro, “lo que no se puede hacer es profundizar en un sistema que ya demostró que es malo, que se está quebrando y da subsidios a los que no lo necesitan, como es el régimen de prima media que hoy administra Colpensiones. No podemos decir que le vamos a meter toda la plata del presupuesto a un sistema que funciona mal”.

Agro

En el tema del agro y el campo colombiano, la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) plantea tres banderas claves para el próximo presidente: seguridad alimentaria, dotación de bienes públicos sectoriales y presupuesto y una política rural de largo plazo.

“El nuevo gobierno va a tener que enfrentar un problema inflacionario, unos insumos altamente costosos, una materia prima que no ha bajado en sus precios y lo tiene que enfrentar por el hambre que están pasando las personas a raíz del rezago inflacionario; pero además debe enfrentarlo con un presupuesto que se está agotando como es el presupuesto de 2022 y son situaciones que requieren acción inmediata desde el 7 u 8 de agosto”, aseveró Jorge Enrique Bedoya, presidente de la SAC.

Para Bedoya también es necesario reducir la informalidad laboral en el campo, no tocar el IVA, como se advirtió en la pasada reforma tributaria; y en política comercial, aprovechar al máximo los TLC.

“Encarecer los aranceles a las importaciones de productos, lo que va a generar es que la comida sea más cara, porque de las 13,8 millones de toneladas que importa el país de comida, más de la mitad son maíz, frijol y soya, que son los que se utilizan para la crianza de pollos, gallinas, cerdos y algunas vacas; y la proteína animal es la que más penetración tiene en el consumo de los hogares de nuestro país”, comentó Bedoya.

Bogotá

Dejando a un lado el ámbito nacional y pasando al escenario local, el próximo presidente también tendrá grandes retos con la capital del país. Según lo expresó Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá, reducir los altos índices de inseguridad y dar certidumbre al sector empresarial será lo más relevante.

“Bogotá, comercial y empresarialmente hablando, es la ciudad más importante en todo el país y se requiere que quien quede como mandatario centre su atención en la capital. Es fundamental apoyar al empresariado para poder continuar con una senda de recuperación y ese apoyo debe enfocarse, entre otros temas, en reducir la inseguridad y mejorar la movilidad”, puntualizó Orrego.

Ahora, para la presidenta de Probogotá, María Carolina Castillo, el nuevo jefe de Estado debe dar plenas garantías para continuar con los proyectos de infraestructura y movilidad en Bogotá.

“Se debe asegurar la continuidad y estabilidad jurídica de la primera línea del metro de Bogotá. Así mismo, mantener el mismo acompañamiento a las obras de la avenida 68 y la Ciudad de Cali, la ampliación de la Autopista Norte y de la carrera séptima”, dijo Castillo.

La presidenta de Probogotá agregó que se debe implementar en los próximos cuatro años una solución definitiva a la expansión del aeropuerto El Dorado, además de detonar las obras del Regiotram de Occidente y terminar la maduración de Regiotram del Norte.

Finalmente, Castillo resaltó la urgencia de seguir profundizando la descentralización a través de la implementación de la Región Metropolitana Bogotá-Cundinamarca, y de acompañar a los municipios de sabana norte y sabana occidente, en sus procesos de adopción de nuevos POT, para garantizar el suelo necesario para las viviendas de la población que llegará en los próximos 12 años.