judicial

Así se logró la captura de un violador y feminicida en Bogotá

El supuesto victimario fue identificado como Brian Stiven Romaña, luego de ser detenido por las autoridades en el departamento del Chocó.


Durante el 2021 en la localidad de Ciudad Bolívar en Bogotá empezó a circular la noticia de que en varias zonas de la ciudad se estaban presentando casos de agresiones sexuales por parte de una persona sin identificar, la cual usaba las áreas poco concurridas para acechar y atacar a mujeres. Algunas de ellas lograron salvarse de estos ataques, pero en el caso de Isabela Moreno, una joven de 20 años que ejercía como enfermera, no pudo escapar y fue asesinada.

Para el mes de diciembre del año pasado fue capturado Brian Stiven Romaña Córdoba, de 20 años, quien inicialmente fue relacionado con el delito de porte ilegal de armas, pero posteriormente fue acusado de los cargos de acceso carnal violento. Aunque este se declaró inocente ante las autoridades, la Fiscalía General de la Nación presentó como evidencia los resultados obtenidos de pruebas biológicas que terminaron por confirmar la coincidencia de su ADN con el semen encontrado en los genitales de las víctimas.

De acuerdo con la versión oficial dada por las autoridades competentes, el modus operandi de Romaña era agarrar a sus víctimas por el cuello, para posteriormente intimidarlas con un arma de fuego, llevarlas trasladarlas de zona y en ocasiones como en el caso de Isabela, asesinarlas.

Para el momento, una de las mujeres que sobrevivió a su ataque denunció que el sujeto la tomó por el cuello mientras caminaba por el barrio Andes de esta localidad, amenazándola, según sus declaraciones, con un arma de fuego, y luego la había llevado a una zona totalmente oscura para abusarla sexualmente, donde en un descuido del agresor habría logrado escapar hasta el Hospital de Meissen.

Sin embargo, Isabela Moreno no pudo escapar. La joven que salió a trabajar, nunca volvió a casa, lo que preocupó a sus familiares quienes en seguida salieron a buscarla.

“Fuimos a buscar a ese lugar donde decían que todo había ocurrido y encontramos algunas de sus pertenencias. Supimos que este tipo había matado a mi niña. Esto ha sido lo más difícil de mi vida”, señaló Sandra Moreno, madre de Isabel.

La autopsia determinó que el feminicida usó el recipiente del almuerzo para acabar con su vida. Además, conforme llegaban más denuncias por las mismas circunstancias en la localidad, los encargados comenzaban a notar patrones en las declaraciones, pues todas coinciden en que era alto, atlético, joven y de origen afrodescendiente.

“Nos dijeron que el hombre que estábamos buscando era un violador que pertenecía a las disidencias de las Farc y que se había ido para el Chocó”, manifestó uno de los investigadores. Brian contaba con antecedentes de agresión de este mismo crimen antes de cumplir los 18 años y reveladas las pruebas, recibió 124 meses de prisión.

Por su parte, Sandra Moreno, mamá de una de las víctimas, expresó públicamente su inconformidad ante lo sucedido y dijo: “Quiero hacer un llamado a las autoridades judiciales para que se haga justicia con el feminicidio de mi hija. Exijo que este hombre pague por su crimen. No quiero que este caso se convierta en uno más y que otras madres tengan que pasar por este dolor tan grande. Pido una condena ejemplar”.