Home

Nación

Artículo

La cabeza humana fue encontrada en el barrio Divino Niño de Buga.
Las autoridades se encuentran investigando los crímenes que se han presentado en el norte del Valle. - Foto: Cortesía Autor Anónimo

valle del cauca

Terror en Buga, Valle del Cauca: las autoridades descubrieron cabeza humana abandonada en una bolsa en plena calle del barrio Divino Niño, ¿qué se sabe?

El hallazgo se dio en el barrio Divino Niño.

Un macabro hallazgo se presentó en las últimas horas en Buga, Valle del Cauca, cuando autoridades encontraron una cabeza humana envuelta en plena vía del barrio Divino Niño, en la carrera 11 con calle 16.

Vecinos del sector vieron una bolsa negra abandonada de manera sospechosa por hombres que se movilizaban en una motocicleta, por lo que inmediatamente alertaron a las autoridades. Al sitio arribaron agentes de la Policía, quienes después de realizar la inspección determinaron que era una parte de un cuerpo humano.

Aunque autoridades no han suministrado la identidad del cuerpo, indicaron que la cabeza fue llevada al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Estos hechos tienen con gran preocupación a los vallecaucanos. En los últimos meses se ha desatado una ola de muertes violentas en el norte del departamento. Incluso, recientemente se conoció que tres municipios estarían en alerta inminente por las acciones violentas del grupo delincuencial Los Flacos, la cual se dedica principalmente a la venta de estupefacientes.

Las disputas internas dentro de esta organización delincuencial, las cuales fueron denunciadas meses atrás a SEMANA por el alcalde de Cartago, Víctor Alfonso Álvarez, son las que estarían generan las tensiones en estos municipios.

Justamente, Cartago, Ansermanuevo y El Águila son, de acuerdo con la Defensoría del Pueblo, las localidades donde la presencia de esta banda puede causar vulneraciones a los derechos humanos. Así quedó consignado en la alerta temprana de inminencia 021 de 2022 expedida en las últimas horas por esta entidad.

“Los Flacos mantienen una pugna interna por el control de economías criminales ligados al narcotráfico y microtráfico. Los datos recogidos por nuestro sistema de alertas tempranas indican que en los primeros meses del año en los municipios advertidos fueron asesinadas 93 personas. Esta actividad criminal y sicarial no solo tiene atemorizadas a las comunidades, también constituyen un riesgo a la vida e integridad de los defensores de derechos humanos e incluso a pobladores inocentes que pueden quedar en medio de los ataques”, dijo el defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

Además de la advertencia, en esta alerta temprana de inminencia, la Defensoría hizo una serie de recomendaciones a las autoridades, entre las que se destaca incrementar el pie de fuerza y patrullajes por parte del Ejército Nacional.

“La Defensoría del Pueblo también hizo recomendaciones a la Gobernación del Valle del Cauca, alcaldías de los tres municipios, Fiscalía, Procuraduría y Personerías para generar medidas de protección de la población en riesgo, atención y reparación integral, investigación y acceso a la justicia, y acompañamiento y gestiones preventivas”, aseguró el ente en un comunicado.

Los Flacos estarían divididos en dos grupos, uno de ellos liderado por alias El Zarco, quien figura en el cartel de los más buscados por las autoridades en el departamento. Esta facción de la banda es conocida como Nueva Alianza o Nuevo Cartago.

Nueva Alianza estaría detrás de la masacre perpetuada en Cartago a finales de abril, en la que fueron asesinadas cuatro hombres y una mujer, al parecer en medio de un ajuste de cuentas con Los Flacos. Además, esta facción ha venido buscando alianzas con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

“Alias El Zarco y alias El Cantante se le abrieron a Los Flacos. Entonces, lo que ha pasado ahí, según los reportes de inteligencia, es que están buscando ganarle el territorio a Los Flacos a sangre y fuego”, explicó el alcalde de Cartago a SEMANA cuando se registró la masacre.

También estarían detrás de resonantes crímenes como la masacre de cuatro personas en El Águila, en marzo de este año, y del concejal Humberto de Jesús Ramírez Palacios, en Ansermanuevo, en mayo.