Home

Nación

Artículo

Aquí las 58 toneladas de químicos que no tenían permiso para almacenarse en una fábrica de Antioquia.
Aquí las 58 toneladas de químicos que no tenían permiso para almacenarse en una fábrica de Antioquia. - Foto: Autor Anónimo

nación

Cae cargamento de 58 toneladas de químicos para procesar narcóticos en Medellín

Es la más grande incautación de esta sustancia utilizada para la producción de cocaína, heroína y otros. El químico estaba ubicado en una bodega en Medellín que no tenía la licencia para el almacenamiento y comercialización.

Las autoridades en el país están sorprendidas ante el hallazgo de uno de las incautaciones de sustancias químicas para procesar alcaloides más grandes que hayan podido descubrir.

Se trata de 58 toneladas de metabisulfito de sodio que la Sijín de la Policía encontró este viernes en una operación sorpresiva adelantada en una bodega en Medellín, donde permanecían los 2.355 bultos de este químico, cuyo uso y venta en el país está restringido y controlado por el Ministerio de Justicia porque el material sirve, entre otras, para el procesamiento de cocaína, heroína, drogas sintéticas y demás.

La historia de la operación inició a las 9:30 a. m. cuando hombres de la Sijín, tras solicitud de la Subdirección de Control y Fiscalización de Sustancias Químicas y Estupefacientes del Ministerio de Justicia, llegaron hasta la Distribuidora de Químicos Industriales S.A., ubicada en la carrera 50C n.° 10 sur-28, en la capital paisa, una empresa que, aunque tiene un permiso para manejar este tipo de sustancias en un lugar específico, utilizó otra residencia para albergar este químico controlado a partir de los cinco kilogramos, según la Resolución 001 del 8 de enero de 2015 del Consejo Nacional de Estupefacientes.

Como la licencia no ha sido autorizada, la distribuidora, según los investigadores, no tenía por qué tener en su poder, al menos en dicha sede, esta sustancia química. Y menos las 58 toneladas, una cantidad exagerada que pasó a disposición de la Dirección Especializada contra el Narcotráfico de la Fiscalía tras ser examinada en laboratorios.

De tal magnitud era el cargamento que la Policía, por falta de logística para almacenar esta sustancia, la dejó bajo custodia transitoriamente en la misma empresa, al menos mientras se gestiona un lugar donde deberá estar de manera definitiva.

SEMANA conoció que durante la diligencia los hombres de la Sijín le solicitaron a una mujer, que dijo que era la administradora, los documentos de compra del químico y ella presentó facturas de importación del 22 de febrero de 2022, expedida por la empresa internacional Jebsen & Jepsen, en los que quedó especificado que ingresó a Colombia desde Rotterdam, Países Bajos, por el puerto marítimo de Cartagena. También reportó otra factura de la empresa Basf Química Colombia S.A. por 21.560 dólares.

Ella, según dijo durante el operativo, una parte del metabisulfito de sodio estaba almacenado en ese lugar desde hace 15 días porque en la bodega que sí tiene autorización no tenían el espacio suficiente.

El operativo no dejó personas capturadas porque aún no ha sido posible determinar quién es el verdadero dueño de los químicos, pero sí dejó más de un interrogante. ¿Por qué, sin permiso, esta empresa guardaba este metabisulfito de sodio? ¿Cuál era su destino? ¿Y por qué 58 toneladas?

La Fiscalía no se quedará quieta solamente con la incautación del químico y adelantará una investigación penal para determinar cuál era el verdadero destino de este material y los responsables. De paso, confirmar si realmente tendría un final lícito o, al contrario, se pretendía esconder bajo la fachada de legalidad una nueva forma de comercializar sustancias para la elaboración de cocaína, heroína, drogas sintéticas, entre otros alcaloides.

La Policía Antinarcóticos ha venido insistiendo que así como el metabisulfito de sodio sirve como colorante en la industria papelera, también precipita el oro disuelto en el ácido cloroáurico y lo más grave: la sustancia es utilizada para disolver los lodos que se producen en el proceso de elaboración de pasta base de coca porque ayuda a su cristalización.