nación

En Barranquilla cayó alias El Menor, solicitado por acto sexual violento y secuestro

Ni un supuesto rezo ni su sagacidad le sirvieron a alias El Menor para escapar de la Policía.


La Policía Metropolitana de Barranquilla, tras una larga investigación y seguimiento, capturó a alias El Menor, presunto responsable de acto sexual violento y secuestro simple en la capital del Atlántico.

Alias El Menor, identificado por las autoridades como Ricardo Rodríguez Gutiérrez, era buscado desde el mes de abril cuando se fugó por cuarta vez de un centro de detención. El hombre es procesado por delitos como hurto calificado agravado, homicidio, porte ilegal de armas y acceso carnal violento; actualmente tenía una orden de captura vigente por acto sexual violento y secuestro simple.

De acuerdo con un informe policial, los investigadores que estuvieron al frente de la búsqueda de este sujeto pasaron horas rastreándolo. Fueron a casas de los familiares del sindicado y donde fuentes humanas afirmaron que este frecuentaba. Sin embargo, no era fácil encontrarlo.

La sagacidad de alias El Menor lo llevaba a moverse cuidadosamente entre varias viviendas y lo hacía en vehículos de transporte público tipo taxi. Los investigadores ubicaban las casas en el barrio Ciudadela Metropolitana, de Soledad; los carros, pero a él no, según testigos debido a rezos que se practicaba para evitar ser atrapado.

“Esta persona tiene más de 20 registros judiciales y fue buscada en una investigación durante 4 meses”, señaló el comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, general Luis Hernández.

Los investigadores recibieron la información de que el sujeto había salido de su apartamento en el barrio Ciudadela Metropolitana, y que había sido recogido por un taxi, por lo que inmediatamente se desplegaron unidades de la Sijín en el municipio de Soledad, las cuales alertaron al Modelo Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes para que ayudaran en la localización del taxi.

Minutos después, las patrullas fueron alertadas del hurto de un vehículo de servicio público en ese municipio y al activar el Blindaje Zonal, se localizó el carro que había sido abandonado unas cuadras más adelante.

Al entrevistar a la víctima del hurto, esta entregó características similares a las de alias El Menor. Los investigadores sabían que estaban cerca de él.

Más tarde, un nuevo robo fue reportado, otro taxi en la misma modalidad: una persona se sube como pasajera y posteriormente intimida al conductor para despojarlo del vehículo.

Gracias al cerco policial, una vez más el vehículo fue abandonado. Sin embargo, los policías judiciales sabían que cerca de ese lugar quedaba la vivienda de un pariente de alias El Menor y que allí debía haberse escondido.

Hasta ese lugar llegó la Policía y no pasó mucho tiempo cuando el sospechoso salió de la casa y abordó un taxi que había solicitado y del que aseguran nada tenía que ver con el delincuente.

Luego de una persecución, alias El Menor fue capturado en una estación de gasolina y pese a que se identificó con documentación falsa fue reconocido por los uniformados.

“Esta persona tiene que responder por al menos siete delitos de abuso sexual a mujeres. No vamos a parar ni un instante y seguimos implacables persiguiendo el delito”, anotó el comandante de la Policía.

El ‘modus operandi’ del sujeto era hacerse pasar como taxista para engañar a las mujeres a quienes les ofrecía facilidades para el transporte, y cuando se subían a la parte trasera del vehículo, las accedía carnalmente, intimidándolas con armas.

Por otra parte, las finanzas ilegales de este sujeto dependían del hurto de vehículos tipo taxi. Los investigadores descubrieron que él, al parecer, solicitaba servicios mediante aplicaciones y llamadas a una empresa en particular. Abordaba los taxis y robaba a los conductores.

La Policía Metropolitana indicó que trabaja en la solicitud de órdenes de captura por otros delitos y por lo que invitó a la ciudadanía que lo denuncie en el caso de considerarse víctimas.