política

Las alianzas de Alejandro Gaviria que son inaceptables para la coalición Centro Esperanza

Dos semanas antes de las elecciones, la coalición Centro Esperanza está que estalla en pedazos por los apoyos políticos que ha recibido Alejandro Gaviria. Aunque él pactó no aliarse con dirigentes de partidos políticos tradicionales, terminó haciendo otra cosa.


A menos de 15 días de las elecciones interpartidistas, el ambiente al interior de la coalición Centro Esperanza está que estalla. Las nuevas alianzas del exrector de la Universidad de los Andes Alejandro Gaviria, buscando convertirse en el candidato presidencial único en la centroizquierda, lo tienen enfrentado con la mayoría de sus compañeros que, como él, compiten por la Casa de Nariño.

Aunque Juan Manuel Galán, Sergio Fajardo y Jorge Enrique Robledo son los precandidatos más molestos con Gaviria, el senador de Dignidad ‘estalló' y dijo que el exministro de Salud no actuó de buena fe y rompió los acuerdos pactados en la coalición Centro Esperanza, entre ellos no recibir el apoyo de dirigentes políticos que hicieran parte de partidos tradicionales y “clientelistas”.

En SEMANA, Robledo fue más allá; rompió relaciones políticas con Alejandro Gaviria, dijo que no ganará el 13 de marzo y, en caso de que ocurra, él no lo acompañará en la primera vuelta presidencial.

Pero, ¿cuáles son las alianzas de Alejandro Gaviria que incomodan a la centroizquierda? El día de la presentación de firmas, el exministro de Salud reconoció el respaldo de juventudes liberales y de los congresistas Juan Carlos Losada y Juan Fernando Reyes Kuri, quienes desde comienzos de 2021 venían motivando su aspiración presidencial. Ambos no tienen cuestionamientos y, al contrario, son representantes que han dejado un sello propio en la Cámara, pero el partido al que pertenecen es señalado de maquinarias y clientelismo.

Igual historia ocurre con los senadores liberales, Iván Agudelo –quien afirma que fue el precursor de la campaña de Alejandro Gaviria–, y Horacio José Serpa, con simpatías en el gobierno de Iván Duque.

Gaviria, además, cuenta con el respaldo del senador liberal Miguel Ángel Pinto, una alianza que no le gustó a la candidata presidencial Íngrid Betancourt, quien ‘estalló' contra Alejandro Gaviria y decidió renunciar a la convergencia de centroizquierda en medio de un tsunami político. Pinto, además cercano al exgobernador de Santander, Didier Tavera, le reiteró a SEMANA que no está de frente en la campaña del exrector de Uniandes, pero que sí votará por él este próximo 13 de marzo.

Además de Pinto, Gaviria cuenta con el apoyo de los concejales de Bogotá, Germán García, Luz Marina Gordillo y Darío Fernando Cepeda, todos del Partido Liberal. El último fue parte de Cambio Radical entre 2004 y 2007.

La historia se repite con el senador Germán Varón Cotrino, el primer dirigente cercano a Germán Vargas Lleras, quien le dijo al país que respaldará a Alejandro Gaviria. Desde el Congreso, Varón apoyó iniciativas del gobierno Iván Duque, pero eso no lo hace un político cuestionable. A él le critican su partido, Cambio Radical.

Alejandro Gaviria hizo público el respaldo político del senador de Cambio Radical, Germán Varón Cotrino.
Alejandro Gaviria hizo público el respaldo político del senador de Cambio Radical, Germán Varón Cotrino. - Foto: Prensa Alejandro Gaviria

Recientemente, Alejandro Gaviria recibió el apoyo, aunque no fue público, del senador de La U, Germán Hoyos, el hombre que recogió el voto santista en Antioquia.

Entre tanto, en un evento público hace pocas semanas, se escuchó al exalcalde de Yarumal Julio Areiza anunciar su respaldo a Alejandro Gaviria. En ese encuentro se habló de tamales en la campaña política.

El exministro de Salud, además, se encontró hace dos semanas con el exvicepresidente Germán Vargas Lleras. Aunque ambos fueron compañeros de gabinete en el gobierno de Juan Manuel Santos, días posteriores al encuentro se adhirió a la campaña presidencial el exgobernador de Cundinamarca Emilio Rey, señalado por presunto volteo de tierras en la sabana.

Esa última unión sacudió al candidato presidencial Juan Manuel Galán, quien, junto con su hermano, el hoy candidato al Senado, Carlos Fernando Galán, generaron una fuerte controversia con Rey en las redes sociales.

El nuevo encuentro del exrector de los Andes con César Gaviria ocurrido hace dos semanas también generó un nuevo enfrentamiento interno en la coalición Centro Esperanza.

La reunión fue confirmada por ambos. Aunque públicamente no se conoció un pacto o alianza política, no es secreto que Alejandro Gaviria ya goza nuevamente de la cercanía con más de 20 representantes a la Cámara del liberalismo que estarían dispuestos a ponerle su maquinaria.

En el caso del Senado, el escenario ha sido más complejo, porque después de que el exministro de Salud pateó el respaldo del Partido Liberal para irse a los brazos de la Centro Esperanza, algunos aprovecharon y terminaron en las toldas de Gustavo Petro, Alejandro Char, Federico Gutiérrez y Rodolfo Hernández.

Alejandro Gaviria, candidato por firmas, y Sergio Fajardo, avalado por la ASI, son compañeros en la Coalición Centro Esperanza.
Alejandro Gaviria y Sergio Fajardo también están distanciados, pese a la amistad personal que reinó entre ellos durante años. - Foto: SEMANA

César Gaviria no estará de frente respaldando a Alejandro, su pupilo político, pero no impedirá que su tropa liberal le fortalezca la votación del 13 de marzo. Al fin y al cabo, el exrector compite en una coalición donde también está Sergio Fajardo, enemigo político del expresidente liberal.

El escenario político para Alejandro Gaviria es complejo. Aunque Jorge Enrique Robledo es el único precandidato presidencial que ventiló a la luz pública su molestia e, incluso, desde ya le quitó su respaldo político en caso de que gane la consulta del 13 de marzo, el académico se sostendrá. Su estrategia apunta a que la maquinaria política, la misma que lo avergonzó al comienzo de su campaña, le garantice a última una victoria en las urnas en menos de 15 días.

El problema es que, a juzgar por las encuestas, Gaviria no pasa del 2 % de favorabilidad, una cifra que lo pone en desventaja con Sergio Fajardo, un candidato presidencial que, así enfrente un desgaste producto de las investigaciones cuando fue gobernador de Antioquia, goza de un mayor reconocimiento en el país y aparece con el 6 % de aprobación, según el Centro Nacional de Consultoría.