Varios adultos fueron sorprendidos con menores y adolescentes quienes eran sometidos a mendicidad.
Varios adultos fueron sorprendidos con menores y adolescentes quienes eran sometidos a mendicidad. - Foto: Policía Metropolitana de Barranquilla

nación

El colmo: varias personas fueron sorprendidas explotando a menores con prácticas de mendicidad en Barranquilla

Tres personas fueron capturadas por utilizar menores para pedir dinero a las afueras de un centro comercial.

Un trabajo coordinado por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la Oficina de Gestión Social de la Alcaldía de Barranquilla y la Policía Metropolitana logró la captura de varias personas que, al parecer, estarían utilizando menores de edad para prácticas de mendicidad en el norte de la capital del Atlántico.

“En el marco de la implementación del plan de prevención y erradicación del trabajo infantil y la protección integral de niños, niñas y adolescentes, la Policía Metropolitana de Barranquilla capturó a tres personas como presuntas responsables del delito de explotación de menores de edad”, indicaron las autoridades.

Los procedimientos se ejecutaron en el sector norte de la ciudad mediante las caravanas realizadas por el grupo de Protección a la Infancia y Adolescencia, en conjunto con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la Oficina de Gestión Social del distrito.

“Estas personas se encontraba a las afueras de un centro comercial ejerciendo la mendicidad con un infante y dos niños”, indicó el coronel Óscar Daza, comandante encargado de la Policía Metropolitana de Barranquilla.

Los menores fueron dejados a disposición de la Comisaría de Familia para la restitución de sus derechos, mientras que los adultos, una mujer madre de uno de los niños y una pareja padres de los otros dos, fueron puestos a órdenes de la Fiscalía.

El comandante encargado reiteró que “estos planes preventivos se seguirán desarrollando en diferentes sectores de Barranquilla y su área metropolitana con la finalidad de brindar protección a los niños, niñas y adolescentes”.

En el municipio de Sabanalarga, también en defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, personal adscrito a la Policía de Infancia y Adolescencia capturó a un hombre señalado del delito de acto sexual agravado con menor de 14 años.

“La captura se realizó en El Playón, kilómetro 3, zona rural del municipio de Sabanalarga, Atlántico. Luego de varios meses de investigación, los peritos lograron establecer que Jaime Antonio González Pérez, al parecer, habría cometido actos sexuales agravados contra una menor de edad”, dijo la Policía.

Los uniformados procedieron a capturarlo y dejarlo a disposición de la Fiscalía turno URI por el delito de actos sexuales agravados con menor de 14 años.

Utilizaba a menores para comercializar drogas

Cinco personas que integraban una organización criminal conocida como Los Carta fueron capturadas en el departamento del Atlántico, por los delitos de concierto para delinquir, tráfico de estupefacientes y uso de menores para comisión de delitos.

La detención tuvo lugar en el municipio de Sabanalarga, luego de una operación que se realizó por tres meses. De acuerdo con la Policía departamental, los indiciados desarrollaban actividades vinculadas con el microtráficos y utilizaban menores de nueve a 12 años para comercializar estupefacientes.

“Cuando los funcionarios de la Sijín iniciaron la investigación se percataron de que los sospechosos estaban instrumentalizando menores de edad para la comisión de delitos (venta y trasporte de los alucinógenos), por lo cual fue necesaria la intervención de Policía de Infancia y Adolescencia que se encargó del restablecimiento de derechos de ocho menores que estaban siendo instrumentalizados por este grupo criminal”, señalaron las autoridades.

Entre los capturados se encuentra Farid de Alba Mercado, cabecilla de la estructura y quien articulaba todo el andamiaje delictivo. El Farid, como es conocido, tiene anotaciones judiciales por los delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes y destinación ilícita de mueble e inmueble (utilizados para el tráfico de alucinógenos).

De acuerdo con el coronel Carlos Andrés Currea, comandante de la Policía del Atlántico, “se trata de una organización independiente en ese municipio. No pertenecían a Los Costeños ni al Clan del Golfo, pero mantenían una lucha por el territorio criminal”.