Más de 200 familias afectadas que se benefician del turismo.
Más de 200 familias afectadas que se benefician del turismo. - Foto: Gobernación de Atlántico

atlántico

El plan para ayudar al turismo de Atlántico, afectado por la ola invernal

En Tubará entregaron 208 ayudas humanitarias a los caseteros y comerciantes que han visto afectadas sus ventas por la falta de turistas.

208 ayudas humanitarias entregó la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, a los caseteros y comerciantes del municipio de Tubará, quienes cumplen dos fines de semana sin poder recibir a turistas, sobre todo en las playas de Caño Dulce, debido a las lluvias ocasionadas por la ola invernal.

La mandataria atendió el llamado de los caseteros y llegó al municipio con kits de aseo y alimentos para esta población, cuyo sustento depende del trabajo en estas playas del departamento.

“Las playas no se han salvado de esta fuerte ola invernal. Hoy estamos en Caño Dulce, Tubará, atendiendo más de 200 familias que viven del turismo, son caseteros, vendedores ambulantes y pescadores que viven de las playas, que por este mes no han podido recibir ingresos. También están recibiendo ayudas humanitarias”, aseguró Noguera.

Liliana Paulino, tesorera de la Asociación de Operadores Turísticos en Tubará, expresó su agradecimiento a la gobernadora por visitarlos y por su compromiso con el departamento.

“Sabemos que siempre ha trabajado por el departamento y por el municipio; quisimos convocarla para que tuviera conocimiento de todos los inconvenientes que hemos tenido por la ola invernal, y estoy satisfecha porque hizo unos compromisos con nosotros y sabemos que nos va a cumplir. Para nosotros lo más urgente son ayudas económicas, porque en este momento no estamos laborando, así como la habilitación de la vía principal y la secundaria dentro del balneario”, indicó Liliana.

La gobernadora del Atlántico se trasladó hasta el corregimiento de Aguada de Pablo, municipio de Sabanalarga, afectado durante el fin de semana por el desbordamiento de los arroyos y fuertes lluvias, y recorrió las viviendas de las familias damnificadas.

“Seguimos atendiendo la emergencia en Sabanalarga. Estuvimos en Aguada de Pablo, donde la situación es verdaderamente crítica por el crecimiento del nivel del Embalse del Guájaro. Estamos atendiendo a las comunidades con ayudas humanitarias, kits de aseo, colchonetas, en fin, todo lo que nos han pedido. Estamos escuchando a la comunidad y viendo cómo resolvemos con maquinaria y limpieza, para que, si llueve estos días, pueda circular el agua y no generar tanta afectación como ha venido ocurriendo. Pero, adicional a eso, estamos entregando ayudas humanitarias y nuevamente queremos agradecer la solidaridad de tantos atlanticenses y barranquilleros, que con su generosidad han permitido mitigar el dolor de tanta gente”, afirmó Noguera.

Por su parte, la secretaria de Educación departamental, Catalina Ucrós Gómez, indicó que la institución educativa del corregimiento de Aguada de Pablo cuenta con una población de 1.045 estudiantes, que se está viendo afectada por el desbordamiento del arroyo Rico, por lo que la Gobernación del Atlántico suscribió un convenio con el municipio para su limpieza y prevención de nuevas inundaciones.

“Nos faltan 12 días para finalizar el calendario escolar y, junto con nuestros directivos docentes, se está prestando el servicio con acompañamiento en casa. Es importante destacar que es urgente la realización de la limpieza de este arroyo para poder prestar el servicio educativo con normalidad en el año 2023″, puntualizó la funcionaria.

En el centro de acopio habilitado por la Gobernación, en el estadio Édgar Rentería, se han recibido a la fecha más de 94.600 de artículos donados por atlanticenses, empresas y universidades que se han unido a la Donatón, lo que ha permitido llevar ayudas humanitarias a los municipios de Piojó, Sabanalarga, Repelón, Luruaco, Manatí, Candelaria, Puerto Colombia, Usiacurí, Sabanagrande, Campo de la Cruz, Polonuevo y Tubará, entre otras poblaciones.