El menor de edad falleció en un hospital de Piedecuesta.
La víctima recibió tres puñaladas en el pecho. - Foto: Getty Images/imageBROKER RF

nación

Discusión de dos amigos borrachos terminó en tragedia tras muerte de uno de ellos en Bucaramanga

La Policía capturó en flagrancia al presunto homicida.

En la capital santandereana otra vida se apagó por un nuevo hecho de intolerancia protagonizado por dos hombres, bajo los efectos del alcohol, en la Comuna 4 Occidental. El señalado homicida fue capturado en flagrancia por las autoridades.

Oliver Ariza Pardo, de 40 años, y William Alberto Medina Guevara, de 47, estaban departiendo e ingiriendo bebidas embriagantes este fin semana en la calle 15 con carrera 9 del barrio Gaitán, donde los dos residían. Durante varias horas, los habitantes del sector los vieron alegres y todo transcurría con normalidad.

Sin embargo, hacia las 9:00 p. m. todo se transformó. Los hombres pasaron de las palabras a los insultos y posteriormente a las agresiones físicas con arma blancas; por hechos que aún son materia, se retaron a pelear en plena vía pública.

William Alberto esgrimió un cuchillo y Olivar Ariza partió una botella, según dijeron testigos del hecho a las autoridades. Descontrolados por el alcohol y la ira, los hombres comenzaron a agredirse y durante varios segundos el uno esquivó los lances del otro.

Sin embargo, en medio de la riña Ariza Pardo tropezó y cayó, momento que aprovechó Medina Guevara para propinarle varias puñaladas en el pecho, hasta dejarlo agonizante. Luego, William Alberto intentó irse del lugar, pero también había resultado herido y no logró llegar muy lejos.

Residentes del sector alertaron a las autoridades y auxiliaron a Olivar Ariza, lo trasladaron en un carro particular hasta el Hospital Universitario de Santander (HUS), donde de inmediato fue ingresado a sala de cirugía. Allí falleció mientras recibía atención médica.

William Alberto también fue llevado al HUS en una patrulla de la Policía, toda vez que resultó con heridas en la mano izquierda, una oreja y un glúteo. Cuando era atendido se confirmó el fallecimiento de Oliver, por lo cual fue capturado como presunto responsable del crimen.

“Lamentablemente en el barrio Gaitán, en la calle 15 con carrera 9, por cuestiones de intolerancia se presenta una riña entre dos amigos que estaba ingiriendo bebidas alcohólicas. Los dos se agredieron arma blanca, uno de ellos presentó una herida en región precordial y el otro en los brazos, fueron trasladados al Hospital Universitario de Santander, donde uno falleció”, explicó el coronel José James Roa Castañeda, comandante Policía Metropolitana de Bucaramanga.

Y agregó que: “Esto es una muestra de la intolerancia que se sigue registrando en la ciudad. La persona que sobrevivió fue capturada y dejada junto con todos elementos probatorios a disposición de la autoridad competente”.

Oliver Ariza Pardo, según se conoció, se ganaba la vida como carpintero y era una persona servicial con sus vecinos. Entre tanto, William Alberto Medina Guevara se desempeñaba como vendedor informal y vivía cerca de la hoy víctima.

Este hecho de intolerancia se suma al registrado en el municipio de Girón, ubicado en el área metropolitana de Bucaramanga, donde un joven de 18 años perdió la vida y un adolescente, de 16, resultó gravemente herido; los dos fueron atacados con arma de fuego.

La violenta situación se registró en el barrio Bellavista, donde departía un grupo de jóvenes la noche del sábado. Eran las 6:30 p. m. cuando un sujeto armado apareció en la carrera 32D entre calles 45 y 46, se acercó al grupo de amigos que, al parecer, estaban ingiriendo bebidas embriagantes y consumiendo estupefacientes, para luego atacarlos.

El agresor, quien sería conocido de los jóvenes según testigos del hecho, al parecer habría comenzado a hacerles reclamos y en medio de intimidaciones con un revólver calibre 38, los obligó a que se tiraran al suelo boca abajo. En un acto macabro disparó en contra de Jonathan Ferney Morales Garnica, 18 años. Cuatro balas impactaron al joven.