Tendencias
Un bebé muere
Ocurrió en el Hospital Universitario de Santander. (Foto referencial). - Foto: Getty Images

nación

Familia denuncia negligencia médica tras fallecimiento de una bebé en hospital de Bucaramanga

Aunque la bebé debía nacer por cesárea, los médicos habrían intentado que el parto fuera natural.

Consternada se encuentra una familia bumanguesa tras el lamentable fallecimiento su hija recién nacida, al parecer por una presunta negligencia médica de un reconocido hospital de la capital santandereana. Ahora, en medio del dolor, piden que las autoridades investiguen lo ocurrido y los médicos expliquen qué pasó.

La pesadilla para esta familia inició el pasado lunes, 3 de octubre, cuando Angie Tafur acudió al Hospital Universitario de Santander (HUS) siguiendo las indicaciones de su médico, pues ya había cumplido el tiempo de gestación (40 semanas) y era hora que su bebé llegara a este mundo, contó a SEMANA la familia.

“Mi hermana tuvo un embarazo normal, ella es una mujer joven muy sana y la bebé también venía sana. Durante los controles que tuvo en la clínica Los Comuneros, el médico siempre le recomendó el Hospital Universitario porque es de tercer nivel y como ella no estaba apta para tener un parto natural, era la mejor opción y por ello acudió a este lugar la tarde del 3 de octubre”, explicó una hermana de Angie.

Sin embargo, las cosas no habrían salido como se tenían pensadas. Pues, dice la familia, la joven tras realizar su ingreso al HUS presuntamente recibió malos tratos e incluso habría sido discriminada, por lo cual no habría recibido la atención que requería.

“El ginecólogo que la atendió fue muy grosero con ella, sin ética profesional. Le dijo que ella no debía estar ahí, que atender personas como ella le daba pereza y le insinuó que debía irse para un hospital de bajo nivel. Luego le dijo que debía regresar en 48 horas (miércoles 5 de octubre), mi hermana aceptó y se fue”, agregó la familiar.

Efectivamente, Angie Tafur, de 23 años, regresó el miércoles para que su bebé pudiera nacer. Aunque en su historial clínico decía que la niña debía nacer por cesárea, esta recomendación no habría sido teniendo en cuenta y la joven habría sido sometida aun procedimiento para que el parto fuese vaginal.

“A ella le dieron una pastilla porque supuestamente iba para un parto natural, la pastilla supuestamente la iban a ayudar a dilatar, pero pasaron 12 horas y no hubo reacción; la dilatación de hermana no pasó de dos. El jueves (6 de octubre) le dijeron que debía esperar hasta las 9:00 a.m., pero todo seguía igual. Solo hasta las 11:30 a. m., se dieron cuenta de que los latidos del corazón de la bebé comenzaron a disminuir”, dijo la mujer.

Pese a que el corazón de la bebé perdía fuerza, asegura la familia, solo fue hasta después del mediodía del jueves que le autorizaron la cirugía a Angie. Para ese momento ya era muy tarde.

“La bebé se pasó de tiempo. Mi hermana dice que la bebé no lloró, no se la mostraron y las enfermeras se la llevaron para canalizarla e intubarla. Una hora después le dijeron que la bebé había nacido sin signos vitales. La cirugía se la hicieron porque la suegra le rogó a los médicos, porque ellos decían que mi hermana todavía aguantaba más tiempo”, aseguró la hermana de la joven madre.

La familia aseguró que interpondrán todas las acciones legales pertinentes para esclarecer este hecho que hoy los enluta, pues dicen por la presunta negligencia médica la pequeña Abby no logró estar en los brazos de sus padres.

“Nadie nos ha querido dar la cara, la Policía estuvo en el hospital, pero no le dijeron información. Mi hermana estaba una habitación y lo que hace es solo tomarle los signos vitales, cambian de turno de nadie da explicaciones. Solamente han emitido un comunicado”. La familia también busca el apoyo de la Personería municipal y la Secretaría de Salud de Bucaramanga para saber qué pasó.

Por su parte, el Hospital Universitario de Santander (HUS) emitió un comunicado en el cual lamentó el fallecimiento de la bebé y aseguró que se está iniciado una investigación para esclarecer este hecho.

“La ESE HUS lamenta profundamente lo sucedido, y continúa aunando esfuerzos para garantizar un mejor servicio a todos sus usuarios. Se le ha brindado acompañamiento y la información requerida a nuestra usuaria y su familia”.

Y agrega que: “Por instrucción de la Gerencia de la ESE se están utilizando todos los mecanismos institucionales establecidos para realizar una investigación completa del caso y así implementar las acciones de mejoramiento pertinentes”.