nación

Cayeron en Cali Los Pregoneros, banda que extorsionaba a conductores en el sector Terminalito

Conductores debían pagar por cada viaje a cambio de no ser asesinados.


Una banda de extorsionistas tenía azotado el sector el Terminalito de Cali, lugar ubicado en el barrio Alcázares en el que los buses intermunicipales hacen su última parada antes de salir de la ciudad hacia destinos cercanos como Palmira y el norte del país.

Esta estructura delictiva era conocida como Los Pregoneros o Los Colectivos, de acuerdo con la investigación adelantada por la Fiscalía General de la Nación que permitió dar con la captura de sus integrantes.

Nueve integrantes de esta banda fueron capturados por exigir a los conductores, a cambio de no asesinarlos o causar daños a sus buses, sumas que oscilaban entre los $10.000 y $50.000.

Estas exigencias económicas las efectuaban en cada viaje que realizaban los conductores en su paso por el Terminalito. Según la Fiscalía, con estas extorsiones obtenían ingresos de aproximadamente $40 millones mensuales.

Los nueve capturados son Jimmy Domínguez Díaz, alias Chamo; Marcos Antonio Vásquez, Julio César Carmona Amaya, alias Julio; Jhon Jarryson Ordóñez Moreno, alias Úlcera; Deiby Aponzá Borrero, alias Deiby; José Govanni Ramírez Guerra, alias Lucas; Jhon Jener Moreno Morales, alias El Grillo; Jorge Eliécer Vidal Sánchez, alias Jorge; y Roosebelt Pabón Bermúdez, alias Capulina.

En medio de los operativos para dar con las capturas de los integrantes de Los Pregoneros miembros del Gaula de la Policía les encontraron tres armas de fuego y varios teléfonos celulares. Estos elementos fueron incautados y pasaron a ser parte del material probatorio del caso.

La Fiscalía les imputó a los detenidos los delitos de concierto para delinquir agravado y extorsión agravada. Un juez de control de garantías decidió cobijarlos con medida de aseguramiento por estas acusaciones, por lo cual deberán enfrentar su proceso judicial tras las rejas.

Policía mató a mujer trans

Las autoridades se encuentran investigando la muerte de una mujer trans en Cali, luego de resultar herida por el disparo de un patrullero de la Policía que accionó su arma de dotación. La tensión que hay entre la fuerza pública por el denominado plan pistola, atribuido al Clan del Golfo, sería un factor determinante en este suceso.

La víctima, identificada como Sara Nicole Muñoz Palacios, de 33 años, recibió el impacto mortal en la noche del miércoles, 27 de julio, afuera del centro de reclusión transitoria ubicado en el barrio San Nicolás, zona centro de la ciudad.

La mujer, quien al parecer es trabajadora sexual, estaba en la vía pública de dicho sector, a bordo de un vehículo junto a un acompañante, situación que le pareció sospechosa a los uniformados por los ataques contra los policías en departamentos como Antioquia y Norte de Santander. En ese momento sale el patrullero y les solicita descender del automóvil para hacerles una requisa, pero estos se niegan, desencadenando su reacción.

“Encienden el vehículo y lo conducen en reversa hacia el policía, es allí donde él reacciona y realiza un impacto con su arma de fuego de dotación y ellos huyen del lugar”, dijo el general Juan Carlos León Montes, comandante de la Policía Metropolitana de Cali.

Sara Nicole Muñoz Palacios tenía 33 años.
Sara Nicole Muñoz Palacios tenía 33 años. - Foto: Tomada del Twitter @radiosupercali

Efectivamente, los ocupantes del automóvil salieron despavoridos del lugar rumbo a un centro asistencial. Es así como llegan al hospital San Juan de Dios, donde le prestaron atención médica a la mujer, que falleció pese a los esfuerzos médicos.

El general aseguró que por estos hechos le abrieron una investigación disciplinaria al patrullero que disparó contra la mujer trans “para darle la transparencia a este caso”. “Empezamos a realizar las investigaciones, dejamos todo a disposición de la Fiscalía: informes, arma de fuego y todos los móviles y circunstancias que se presentaron”, añadió.

Afirma que el policía, tras disparar, creyó que no había impactado el vehículo porque presuntamente nadie pidió auxilio. No obstante, dice que las pesquisas no serán superficiales y que esperan esclarecer lo ocurrido.

“El policía lo único que vio directamente fue el carro viniendo hacia él en reversa, y ante esta situación que estamos viviendo en la actualidad accionó su arma (...). Nosotros les hemos dado instrucciones a nuestros hombres de estar en máxima alerta en situaciones en las que puedan atentar contra sus vidas, pero este es un hecho que hay que investigarlo, no podemos tapar ninguna situación especial”, complementó.