cali

La triste historia de la familia colombiana que murió en Mexico arrollada por un camión

La familia de estas víctimas pidió a la Cancillería que les brinde una mejor y pronta ayuda.


El pasado 13 de abril empezó el suplicio de la familia Chaparro Cardona en Cali luego de conocer de la muerte de de tres de sus integrantes, quienes se encontraban de vacaciones en la ciudad de México y quedaron en medio de un accidente de tránsito ocasionado por un vehículo de carga.

Las víctimas, identificadas como Carlos Andrés Chaparro, de 37 años; su esposa Sugey Cardona, de 47 años, y su nieta María José Bejarano, de 12 años, se movilizaban por el estado de Zacateca y esperaban en un peaje cuando fueron embestidos por un camión que se llevó por delante cuatro vehículos más.

Junto a ellos tres, perdieron la vida otras dos personas y cuatro más resultaron heridas. Lo que se sabe hasta el momento es que las autoridades investigan dos hipótesis, la primera de ellas está relacionada con una falla en los frenos por posible sobrecarga del vehículo de carga y otra es que el conductor habría sufrido un microsueño.

Andrea Bejarano, hija de Sugey Cardona y madre de María José Bejarano, en entrevista con SEMANA contó que la última vez que habló con su familia fue el día anterior, 12 de abril, cuando le manifestaron que se encontraban bien y que su arribo a territorio azteca había sido completamente tranquilo.

“Ellos se habían ganado un viaje a México, por eso se fueron para allá con mi hija, Carlos era mi padrastro y Sugey mi mamá (...) me dijeron que todo iba bien y que se iban a movilizar en día del accidente por Zacatecas, creería yo que iban en un vehículo particular, manejado por otra persona, porque ellos no sabían manejar”, narró la mujer a SEMANA.

Según su testimonio, las víctimas estaban haciendo la fila en el peaje, “allá les dicen casetas”, cuando el camión los impactó por la parte trasera. “Parece que el señor se quedó sin frenos o dormido porque se fue hacia un lado, hacia donde estaban ellos, y los arrolló junto con otros carros”, relató.

Carlos Andrés Chaparro de 37 años, su esposa Sugey Cardona de 47 años y su nieta María José Bejarano de 12 años
Carlos Andrés Chaparro de 37 años, su esposa Sugey Cardona de 47 años y su nieta María José Bejarano de 12 años. - Foto: Foto suministrada por la familia de los fallecidos.

“Lo que tenemos son versiones preliminares, porque nos dicen que las investigaciones aún están avanzando. Por ahora, lo único que nos interesa es que nos ayuden a recuperar los cuerpos de mi familia, queremos darles un funeral apropiado y poder enterrarlos acá en su tierra”, dijo Andrea Bejarano.

Piden mayor ayuda desde la Cancillería

Además de sufrir la pérdida de su madre, su padrastro y su hija, Andrea Bejarano ahora está en la búsqueda de los recursos para poder repatriar los cuerpos, tras advertir que desde la Cancillería se han limitado a contactarlos con funerarias que les cobran mínimo seis mil dólares por este trabajo.

“Nosotros tenemos un familiar en Bogotá que nos ayuda con los contactos, pero desde la Cancillería lo único que hacen es darnos números de personas que trabajan en eso para que nosotros los llamemos y nos entendamos directamente (...) La opción más barata es de seis mil dólares por mi mamá y mi hija, porque en otros lados nos cobraban 15 millones por cada una”, explicó a SEMANA.

Agregó que pese a que los hechos ocurrieron hace más de 10 días, “no siento un apoyo” y que el tiempo de espera para que regresen los cuerpos es de entre 2 y 3 meses. Así mismo dejó en claro que “ellos estaban allá porque se ganaron un premio, nosotros somos una familia de escasos recursos y no tenemos todo ese dinero que nos están pidiendo”.

Mientras reciben una respuesta desde la Cancillería, la familia de los tres caleños fallecidos en México manifestaron que si alguien desea ayudar se puede comunicar al WhatsApp 316 488 31 06 o al teléfono fijo (2) 663 35 42.

Las personas que de corazón nos quieran dar una mano, son bienvenidas, la familia de mi padrastro no está ayudando en este momento y la verdad nuestro único afán en este momento es poder despedirnos como se debe de mi madre, mi hija y mi padrastro”, concluyó Andrea Bejarano.