Tendencias

Home

Cali

Artículo

Se robaron las barandas del puente peatonal del Hospital Departamental de Cali
Según cuentan los ciudadanos, las barandas fueron hurtadas hace más de un mes. - Foto: Pantallazo video autor anónimo

nación

Lo que faltaba en Cali: ya se roban hasta las barandas de los puentes peatonales

La comunidad caleña pide medidas urgentes para restablecer la seguridad en la ciudad.

La inseguridad y corrupción en la que se ha visto envuelta la ciudad de Cali, en Valle del Cauca, es un tema muy preocupante; no solo los hurtos a los ciudadanos son protagonistas últimamente, sino también a los bienes públicos.

En redes, ciudadanos denunciaron el peligro al que están expuestos debido al robo de las barandas del puente peatonal del Hospital Departamental. Delincuentes que aún no han sido identificados por las autoridades, desvalijaron parte de la plataforma peatonal ubicada en la concurrida calle 5, al sur de Cali.

“Siguen sin colocar las barandas del puente peatonal del Hospital Departamental; es increíble”, se le escucha expresar al ciudadano que hace la denuncia, mientras muestra en el video el peligro que esto representa para quienes pasan por el puente; que en su mayoría son adultos mayores y personas en delicado estado de salud que acuden al recinto hospitalario.

Hasta el momento, los caleños no han recibido una respuesta oficial de las autoridades y exigen que las barandas sean restablecidas.

“Increíble es que se robaran semejantes barandas tan grandes y que nadie viera, ni siquiera se dieran cuenta. ¿Y la Policía dónde anda metida? Eso termina con toda la chatarra robada”, manifestó un internauta.

Posteriormente, otros ciudadanos siguieron criticando fuertemente a la autoridad en Cali, donde se vienen presentando diferentes hechos de anarquía. “Eso pasa cuando no está la Policía patrullando a menudo. Les da mucho tiempo a los delincuentes de hacer y deshacer, se tenía que decir y se dijo”; “¿Por qué la Policía no averigua dónde fueron a parar las barandas. Este robo al patrimonio de la ciudad es castigable”. Fueron algunos de los comentarios rechazando el hecho.

Cansados de la inseguridad, tomaron justicia por mano propia

Este año, 15.412 personas han denunciado haber sido víctimas de robo en Cali, es decir, 19 % más que en el año anterior. La ciudadanía, cansada de esta ola de inseguridad, ha decidido tomar justicia por su propia cuenta en diferentes ocasiones.

En el más reciente hecho, dos personas que iban en una moto fueron sorprendidas en el barrio Cuarto de Legua, sur de Cali, intentando robar a una persona. Los presuntos delincuentes, al verse acorralados, intentaron escapar sin éxito, quedando a merced de la comunidad.

Los ciudadanos que acorralaron a los ladrones decidieron, enfurecidos, golpearlos fuertemente y emprenderla contra la moto. Al vehículo en el que se movilizaban los delincuentes le prendieron fuego, ante la mirada atónita de los supuestos delincuentes.

La comunidad retuvo a los ladrones hasta que al lugar arribó una patrulla de la Policía Metropolitana. Los uniformados procedieron a detener a los dos sujetos, pero poco después fueron dejados en libertad porque la víctima del robo decidió no presentar la denuncia formal, según conoció SEMANA.

Respecto a la incineración de la moto, los Bomberos de la ciudad informaron que se trasladaron para atender la conflagración, pero no encontraron nada al llegar. Todo apunta a que el incendio ya había sido controlado y el vehículo retirado del sitio.

Pese a que las autoridades han recomendado a la ciudadanía no tomar justicia por mano propia, en redes sociales varios internautas celebraron la frustración del robo y la quema de la moto.

De otro lado, hombres armados ingresaron a una propiedad privada para sacar un botín avaluado en 33 millones de pesos. Sin embargo, una llamada a las autoridades impidió que se salieran con la suya.

Los sujetos entraron a la casa forzando las cerraduras con diferentes herramientas. Una vez dentro, se hicieron con celulares de alta gama, joyas y computadores.

Pero antes de que pudieran huir del lugar, se vieron sorprendidos por agentes de la Policía Metropolitana que arribaron a la casa, alertados por una denuncia telefónica.

Al notar la presencia de los uniformados, los delincuentes abrieron fuego en un intento por escapar. En ese cruce de disparos uno de los ladrones fue abatido por los oficiales, mientras que el otro logró darse a la fuga.