nación

Seis viviendas están a punto de colapsar por ola invernal en Ocaña, Norte de Santander

Las familias han tenido que abandonar las edificaciones y reubicarse en lugares temporales.


Las fuertes lluvias que se han registrado en las últimas horas mantienen en alerta a los residentes del municipio de Ocaña, en Norte de Santander, debido al riesgo de colapso que presentan varias viviendas por problemas de filtración de agua.

La situación más preocupante se registra en el barrio Las Mercedes, donde de las 100 viviendas que existen en el sector cinco ya se han desplomado, seis están a punto de caer y otras presentan agrietamientos en la fachada; algunos residentes han quedado en la calle ante el peligro inminente.

La problemática, al parecer, es producto de daños en las tuberías de alcantarillado y aguas lluvias que se encuentran ubicadas debajo de las casas; esto sumado a los constantes aguaceros que se han registrado en el municipio y que aceleran el deterioro de las viviendas.

De acuerdo con los habitantes del barrio Las Mercedes, hace 20 años cuando comenzaron a construir en la zona canalizaron la quebrada Chorro, sin analizar si era viable o no levantar construcciones en dicho lugar, por ello ante cada aguacero que se registra la quebrada retoma su cauce y se filtra en las viviendas, causando afectaciones que terminan en desplomes.

“Por ahí era donde pasaba la quebrada Chorro, el problema ahí fueron los permisos que dieron las administraciones porque no hicieron estudios para ver si se podía construir las viviendas. Ahora tenemos que buscar solución se da para el barrio Las Mercedes, porque ya son varias las viviendas afectadas y puede pasar en otras”, contó un residente del barrio.

Mediante imágenes compartidas en redes sociales se puede observar cómo las fachadas de las viviendas se han agrietado, los pisos se han levantado e incluso se han formado pequeños pozos en los huecos que dejan los desplomes de las viviendas. Para evitar accidentes las vía principal del barrio se mantiene con paso restringido.

“Las casas se han caído por partes. Primero, se agrietaron. Cuando empezó a llover vimos caer las paredes y columnas. Hasta el momento eso parece un río cuando llueve, porque el agua que estaba canalizada retomó su cauce por las vías”, dijo Mileydi Serna, una residente de la zona a la emisora Blu Radio.

Según la Empresa de Servicios Públicos de Ocaña, actualmente se está estudiando la posibilidad de hacer el trasladado de las tuberías que estarían afectando las viviendas. Asimismo, el Consejo Municipal de Gestión del Riesgo y Atención de Desastres declaró la calamidad pública para atender la situación y facilitar el traslado de recursos encaminados a conjurar la emergencia por la ola invernal.

“La Oficina de Gestión del Riesgo y Desastres continúa visitando puntos afectados por la ola invernal, con el fin de verificar el estado de las zonas y adelantar los trámites para iniciar con las intervenciones necesarias”, indicó la entidad.

Cabe recordar que debido a las emergencias ambientales que se registraron en el departamento de Norte Santander durante el mes de mayo, seis personas, entre ellas tres niños de una misma familia, perdieron la vida.

Estos lamentables hechos ocurrieron en el municipio de Ábrego, dos más en el municipio de Tibú y tres en zona rural del municipio de Sardinata, todos pertenecientes a la zona del Catatumbo, según las autoridades.

Actualmente, los 40 municipios que comprende este departamento presentan afectaciones en múltiples índoles, como lo es deslizamientos de tierra, deterioro en la malla vial, viviendas colapsadas, inundaciones, pérdidas humanas, de enseres y animales, entre otras problemáticas.