bucaramanga

Un capturado tras violentos disturbios frente a Universidad Industrial de Santander

Las autoridades de Bucaramanga reportaron daños en una residencia, ubicada cerca de la UIS.


Un año del estallido social, así fueron catalogadas las manifestaciones convocadas en varias ciudades del país en la nueva jornada de movilización por el primer aniversario del Paro Nacional del 28 de abril de 2021, que desencadenó una serie de protestas en diferentes regiones de Colombia.

La capital santandereana formó parte de estas movilizaciones con alrededor de 500 personas, donde se dio inicio desde el lugar conocido como la Gorda de Botero, ubicado en la carrera 33. Luego, la protesta se dirigió por la carrera 27 hasta la glorieta donde se encuentra la estatua de Bolívar, justo al frente de la Universidad Industrial de Santander. Allí, estuvieron pacíficamente hasta alrededor de las nueve de la noche y, cuando quedaban unas 100 personas, comenzaron los disturbios, según informó la Policía Metropolitana de Bucaramanga.

Los fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y la fuerza pública habrían comenzado luego de que los participantes de la protesta comenzaran a vandalizar las edificaciones de la zona y las cámaras de seguridad de la Policía de Bucaramanga, según informaron a SEMANA fuentes oficiales.

Mediante redes sociales los habitantes del sector difundieron varios videos en los que se puede observar algunas quemas en la calle, así como detonaciones tanto de los manifestantes como del Esmad en la zona que es mayormente residencial y que comunica con la UIS.

Ya se había anunciado que podría haber desmanes en la ciudad, por lo que las autoridades comenzaron a desplegar uniformados para que acompañaran a los manifestantes durante el día, al igual que varios gestores de paz estuvieron cuidando que se cometiera ningún acto en contra de los derechos humanos.

Sin embargo, la organización Equipo Jurídico Pueblos denunció que la respuesta de la fuerza pública ante los desmanes estaba siendo “desproporcionada”. Según afirmaron, que los uniformados estarían accediendo de forma “violenta” contra los manifestantes. “Uniformados del Esmad y la Policía Metropolitana de Bucaramanga arremeten de forma violenta contra las personas que se encontraban aún en los alrededores del campus de la Universidad Industrial de Santander”.

Tras esta nueva jornada de movilizaciones que terminó en disturbios, las autoridades de Bucaramanga reportaron daños en una residencia, ubicada cerca de la Universidad UIS, además informaron que un grupo de personas encapuchadas pintaron grafitis, también se logró la captura de una persona y otras dos fueron amonestadas.

Con relación a los desmanes, la secretaria del Interior de Bucaramanga, Melissa Franco, confirmó que luego de haberse levantando el Puesto de Mando Unificado se obtuvo como resultado un capturado y dos traslados por comparendos por la Policía Metropolitana de la capital santandereana.

“Hago un llamado a los padres de familia que no permitan que instrumentalicen a sus hijos. Hoy observamos niños de 10 a 13 años consumiendo sustancias psicoactivas y participando en vandalismo”, manifestó Franco en un trino.

Por su parte, la organización de los Derechos Humanos mencionó a través de sus redes sociales la agresión del Esmad contra ellos, contra la prensa y con las brigadas médicas de Bucaramanga que acompañaban estas manifestaciones. Además, denunciaron la privación arbitraria de la libertad de uno de los protestantes.

Por otro lado, el gobernado de Santander, Mauricio Aguilar Hurtado, dijo en un trino: “La intervención de la fuerza pública para evitar disturbios, además de la articulación institucional, y por supuesto, el buen comportamiento de los manifestantes hizo que el balance de la movilización en Santander haya sido en general positivo. ¡Ganó la Democracia!”.