medellín

Hablan los estudiantes del colegio criticado por admitir a la hija de Daniel Quintero

Los alumnos le piden a la junta directiva de la Corporación Deustche Shule Medellín que se aleje de la polémica y priorice los valores que inculca.


Los representantes estudiantiles del colegio Corporación Deustche Shule Medellín rechazaron la carta que firmaron 23 familias, en la que pidieron la exclusión de la hija de Daniel Quintero de dicha institución por cuenta de la actividad política del funcionario.

En el documento que ha sido duramente criticado por el calibre de las palabras, los adultos mayores cuestionaron que la administración haya aceptado en las instalaciones a la menor del suspendido alcalde.

A juicio de los firmantes, la familia Quintero Osorio “se ha hecho públicamente famosa por atacar, descalificar, deshonrar y buscar destruir de manera sistemática y descarada toda la estructura social y empresarial fundada en grandes valores”.

Sin embargo, los alumnos del colegio expresaron malestar por el documento, alegando que los comentarios emitidos por los padres de familia van en contra de los valores que promociona la institución y que, al contrario, promueven la exclusión y difamación.

Los argumentos

En primer lugar, comentaron que “el colegio no se debería involucrar con algo que, claramente, tiene como objetivo un asunto político. A raíz de este, se perjudicaría a una niña la cual no tiene entendimiento de la situación. Tampoco pensamos que ningún niño merece ser juzgado por la reputación que tienen sus padres”.

Paso seguido, denunciaron que en los espacios formativos hay personas que tienen diferentes posiciones políticas y religiosas que “nunca antes habían representado un conflicto de ninguna manera. Al contrario, nos enriquece culturalmente y nos ubica como verdaderos ciudadanos del mundo que reconocen la importancia y el valor de la diferencia”.

Con base en la comunicación de los estudiantes, los padres de familias que compartieron la carta estarían pretendiendo vulnerar el derecho a la educación de una niña, “con lo cual también se está difamando la imagen de su familia (…) simplemente por desacuerdo frente a sus ideales políticos”.

Frente a este escenario, los estudiantes le recomendaron a la junta directiva de la Corporación Deutsche Schule Medellín que se aleje de la polémica y que continúe “con la educación como objetivo principal” y priorice “los valores que busca inculcar”.

La raíz de la polémica

En la mañana de este miércoles se conoció una carta realizada por padres de familia del colegio alemán Deutsche Schule de Medellín, en la que expresaban su inconformidad con las directivas de la institución por admitir en el plantel a una hija del hoy suspendido alcalde de la ciudad, Daniel Quintero.

En el escrito aseguraban que “les sorprendía la admisión de la familia de Quintero Osorio en el colegio (...) puesto que es evidente la contraposición de los valores y principios que la familia profesa y los distinguen”.

Entendiéndose que, “al colegio lo hace grande el que los niños sean buenos como producto indesligable de lo buenos que deben ser los principios profesados y practicados por las familias pertenecientes”, dice.

El trino por parte de Daniel Quintero no se hizo esperar. En su cuenta oficial de Twitter comentó que recibe este anuncio con “dolor en el alma”, mientras que su esposa Diana Osorio aseguró a SEMANA que aún no se han comunicado con el colegio, pero “es muy triste ver la división y el odio que comienza en la crianza”.

Al respecto, Anke Käding, rectora del Colegio Alemán, aseguró a SEMANA que su única finalidad es brindar educación de calidad como un derecho fundamental.

“Nuestra filosofía y los principios que orientan a la formación de nuestros estudiantes están asociados al pensamiento crítico, pluralismo, respeto por la diferencia y la democracia, somos un colegio apolítico”, comentó.

La directora precisó que frente a este caso, las estudiantes no serán expulsadas; por el contrario, esperan brindarles comodidad en los entornos educativos, al igual que a los demás niños, por lo que tienen a disposición un grupo de profesionales en psicología para atender las problemáticas que puedan presentarse. La institución resaltó su “creencia en valores de la democracia”.