antioquia

Hombre armado atacó a una comitiva de la Alcaldía de Urrao, Antioquia

En el hecho fue abatido el sicario que tendría relación con el Clan del Golfo.


En las últimas horas, un supuesto integrante del Clan del Golfo disparó contra un grupo de miembros de la Policía Nacional y funcionarios de la administración municipal de Urrao cuando adelantaban trabajos en zona rural del municipio.

La comitiva era liderada por el mandatario de la localidad, Oswaldo Sepúlveda Pérez, dos secretarios de su despacho y una concejal. Además, estaban acompañados por integrantes de la Policía.

El incidente tuvo lugar en la vereda Sabanas, donde empleados públicos iban a verificar el estado de unos proyectos de infraestructura en el sector de La Sierra.

Cuando estaban tomando unas bebidas al interior de un establecimiento comercial, un sujeto que se desplazaba en motocicleta arremetió con un arma de fuego contra el grupo.

“Fue un evento fortuito. Al ver la presencia de la Policía, accionó un arma. Ya los muchachos de la Policía reaccionaron oportunamente y les dieron de baja al sujeto. Después nos dimos cuenta de que era un tipo reconocido con el alias de El Indio”, manifestó el alcalde de Urrao.

Con base en la información de inteligencia de la institución, el hombre sería el cabecilla de uno de los brazos armados que delinque en esa zona del suroeste de Antioquia y figura como presunto responsable de extorsiones y homicidios selectivos.

Una de las pruebas que sostienen esa tesis es que la motocicleta en la que se transportaba pertenecía a un campesino que días antes fue asesinado con arma blanca por delincuentes de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC).

En este hecho no resultó lesionado ningún civil y, de momento, autoridades investigan si el hecho está relacionado con un ataque directo a miembros de la Alcaldía, dado que en repetidas oportunidades han sido amenazados.

Además del Clan del Golfo, en las montañas de Urrao delinquen las disidencias de las Farc que buscan extender sus rentas hacia el Pacífico colombiano a través del suroeste.

500 personas confinadas por combates entre el Ejército y el Clan del Golfo

Además, la Defensoría del Pueblo denunció que 106 familias de la vereda Puntas de Ocaidó del municipio de Urrao, ubicado en el suroeste de Antioquia, están confinadas por cuenta de un enfrentamiento que se extendió durante el viernes y todo el fin de semana entre los hombres de la Cuarta Brigada del Ejército Nacional e ilegales del Clan del Golfo.

De acuerdo con el consejo comunitario del territorio, las últimas horas han estado marcadas por el miedo de caer en medio de las balas o de ser reclutados por delincuentes para hacerle contrapeso al Estado, empeñado en cerrarle el paso a grupos armados que quieren afianzar sus rentas criminales en esa zona del departamento.

En consecuencia, varios habitantes de la vereda Puntas de Ocaidó iniciaron un desplazamiento forzado hacia el casco urbano de Urrao desde el pasado viernes cuando se empezaron a escuchar los primeros estruendos de las balas.

El brigadier general Juan Carlos Fajardo González, comandante de la Cuarta Brigada del Ejército, confirmó que sí hubo combates contra la subestructura Carlos Vásquez de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), como también se hacen llamar los sujetos armados que comandó hasta septiembre de 2021 alias Otoniel.

“En desarrollo de operaciones militares en la vereda Puntas de Ocaidó, mueren dos de los integrantes del grupo armado. Además, en el lugar fueron incautadas armas de largo y corto alcance, abundantes municiones, proveedores y equipos de comunicación, entre otros”, detalló el comandante de la institución.

Al parecer, los hombres del Clan del Golfo estaban planeando ataques terroristas en Urrao para generar terror y desestabilizar el orden público. La información recolectada por grupos de inteligencia del Ejército da cuenta de que el objetivo principal de los hombres que lideraba alias Patiño era recolectar dinero para patrocinar los deseos delincuenciales de la organización.

En específico, en la zona rural de Urrao querían fomentar el narcotráfico e imponer el miedo en la comunidad para que los comerciantes y campesinos cedieran ante las extorsiones que les iban a empezar a cobrar.

“La Cuarta Brigada continúa desarrollando operaciones con el fin de mantener y estabilizar el orden público en esta región. Patria, región, lealtad. Fe en la causa”, concluyó el brigadier general, Juan Carlos Fajardo González.