cesar

Secuestran a ganadero en zona rural de Pelaya, Cesar

Los hechos se registraron en su finca.


Cuatro sujetos armados secuestraron este miércoles al ganadero Tulio Rodríguez Gómez, de 43 años, quien se encontraba en su finca junto a su esposa e hija en el corregimiento de Costilla, jurisdicción de Pelaya, Cesar.

Según las autoridades, Tulio Rodríguez estaba ejerciendo, como siempre, actividades ganaderas, cuando los hombres arribaron al lugar e intimidaron con arma de fuego a la familia para obligarlos a subir a la camioneta donde se movilizaban.

Las víctimas fueron trasladadas hacia el municipio de Convención, Norte de Santander, en el que luego de un largo recorrido, su esposa e hija fueron dejadas en libertad, así lo informó el secretario de Gobierno del Cesar, Eduardo Esquivel López. “Llegó una camioneta de alto cilíndrale con cuatro personas y fueron llevados directamente a Convención. Esta información es exacta, porque tiempo después fueron dejadas en libertad”.

Asimismo, sus familiares aseguraron que no tenían información sobre amenazas en contra del ganadero, quien ―según hipótesis de las autoridades― estaría en las montañas del Catatumbo.

Por su parte, Esquivel López aseguró que las tropas del Gaula del Ejército Nacional y la Sijín, trabajan de manera articulada para dar con el paradero del ganadero y que pueda regresar a su hogar.

“Tenemos la tropa del Gaula y la Sijín en todo ese sector de Convención, Norte de Santander. Estamos trabajando de manera directa en el rescate con vida y sano de este ganadero, que lo que hace es trabajar por la economía del departamento del Cesar”, precisó Esquivel López.

Tulio, lamentablemente, sería el primer caso que se registra de secuestro en este año en el departamento del Cesar, que cada año es arremetido en la zona del sur por las estructuras armadas ilegales.

Córdoba, Urabá, Chocó, Bajo Cauca y Cesar, en alerta ante presunto paro armado del Clan del Golfo tras extradición de Otoniel

Tras cumplirse la extradición de Darío Antonio Úsuga, alias Otoniel, a los Estados Unidos para que responda por delitos relacionados con narcotráfico, las autoridades en Colombia se mantienen en alerta ante informaciones sobre posibles retaliaciones del Clan del Golfo.

Entre las informaciones que tiene el Ejército y la Policía, se señala que se podría incrementar una ofensiva de dicha estructura en las zonas donde tienen injerencia, como en el Bajo Cauca antioqueño, en Chocó, Urabá, Cesar, Córdoba, entre otros departamentos.

En la noche de este miércoles 4 de mayo se presentaron las primeras acciones de la organización narcotraficante. Integrantes del Clan del Golfo retuvieron a un grupo de trabajadores de la empresa Mineros S.A., que se movilizaban en una embarcación en inmediaciones del corregimiento de Cargueros, Nechí.

Mientras tenían retenidos a los trabajadores, los integrantes del grupo ilegal les advirtieron que estaba prohibido navegar por el río y también pintaron el bote con las iniciales de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia – AGC. Los funcionarios fueros dejados en libertad tiempo después.

En el Bajo Cauca antioqueño, los dueños de los establecimientos comerciales recibieron mensajes de emisarios del Clan del Golfo, quienes les advirtieron que debían mantener cerrados los negocios durante cuatro días y que si incumplían la orden se tendrían que atener a las consecuencias.

Otro de los hechos se presentó en el municipio de Puerto Valdivia, Antioquia, en donde una tractomula fue atravesada en la vía, al parecer, por orden del Clan del Golfo. El vehículo no ha podido ser retirado mientras se hace la verificación de que no tenga explosivos.

Habitantes de esta región del país han asegurado que hay temor por las posibles acciones armadas que puedan desarrollar los integrantes del Clan del Golfo y que por eso ha sido baja la colaboración de la comunidad con las autoridades para evitar que los relacionen ellos.

Fuentes del Ejército y la Policía en la región de Antioquia y Chocó aseguraron que desde la captura de alias Otoniel, que se dio el año pasado, se han emitido varias alertas sobre las posibles retaliaciones del Clan del Golfo. Entre esas acciones se encuentran paros armados, plan pistola, intimidaciones a la población civil, entre otros.