Home

Política

Artículo

Gilberto Tobón habló en SEMANA sobre Gustavo Petro, Álvaro Uribe y Daniel Quintero.
Gilberto Tobón habló en SEMANA sobre Gustavo Petro, Álvaro Uribe y Daniel Quintero. - Foto: SEMANA

política

“No soy antipetrista, pero tampoco petrista fanático”: Gilberto Tobón dice que Petro “no se porta bien con Magdalena”, se refirió a Daniel Quintero y a su encuentro Uribe

En diálogo con SEMANA, el líder progresista reveló que Fuerza Ciudadana, el movimiento de Carlos Caicedo, “no ha sido bien tratado por Petro”,

SEMANA: Usted se reunió con Álvaro Uribe. ¿Cómo se dio ese encuentro porque el expresidente ha sido uno de sus más duros críticos?

GILBERTO TOBÓN: Fue una reunión cordial, la facilitaron unos amigos míos y el mismo expresidente, él dijo que quería hablar conmigo y se dio el encuentro. Fue una cita amable. Se conversó sobre la ciudad de Medellín. Era sobre ese tópico.

SEMANA: ¿Quién invitó a quién?

G.T.: Nos invitamos los dos. Una gente del equipo de él dijo que el expresidente quería hablar conmigo. Yo dije que no tenía ningún problema. Así fue.

SEMANA: ¿Y qué pasó en la reunión? Cuénteme algo que no hayamos visto...

G.T.: Yo soy un intelectual, profesor universitario, autor de 10 libros, un hombre que me metí viejo a la política. Soy un hombre honesto y honrado. No me he robado un peso. Soy una persona que aspira a manejar la ciudad de Medellín a los 73 años. De ahí no tengo más aspiraciones, no pienso soñar con ser presidente, ni ministro, lo hago porque Medellín está muy mal administrada, en un extremo que las calles están rotas, la basura no se recoge, no le dan los recursos a la universidad tecnológica. Mejor dicho, un verdadero desastre. Entonces, yo estoy llamando a la unidad de los medellinenses porque este es un pueblo de gente trabajadora, honesta, que lucha por el progreso. Yo no soy un hombre de filiaciones, soy independiente y autónomo. Aspiro a llegar a la Alcaldía con el apoyo de toda la ciudadanía. Si me llama otra persona con la cual se pueda hablar, yo hablo. Yo escucho a la gente y si son dirigentes con mayor razón.

SEMANA: Confiese algo: ¿cuándo se concretó la reunión con Álvaro Uribe tuvo claro que la izquierda le caería encima?

G.T.: ¡Por favor! Hay yihad petrista, la yihad petrista cree que Petro es Dios y no se equivoca y que estuvo en Egipto llevando un decálogo, así como Moisés bajó con 12 tablas en el Sinaí, muy cerca de Egipto. Yo no creo eso. Petro es un presidente que va a tratar de hacer reformas, pero es un simple mortal como somos todos y también se equivoca. Yo sabía que algunos petristas se iban a venir encima, son pagados y están en los sitios donde ellos se reúnen a tuitear todo el día. Me resbalan. No discuto con fanáticos.

SEMANA: Algunos petristas dicen que usted se volvió uribista y olvidan que el expresidente también se reunió con Gustavo Petro. ¿Qué opina?

G.T.: El ejemplo es preciso. Yo soy un hombre autónomo, independiente, exprofesor universitario, quiero hacer la política de manera distinta. Saqué la quinta votación más alta del país para Senado, no alcancé una curul porque el grupo político no alcanzó el umbral, pero mantengo mis principios. Quiero trabajar por Medellín.

SEMANA: ¿Sigue siendo de izquierda?

G.T.: La izquierda, en pleno Siglo XXI, después de la guerra de Ucrania invadida por los rusos. ¿Qué cree que queda de la izquierda? China, un país capitalista e imperialista enfrentado a otro imperialismo. ¿Qué queda? No queda sino capitalismo a nivel global con distintos regímenes políticos. Se ha desdibujado totalmente la izquierda y la derecha también.

SEMANA: Entonces, ¿sus electores en dónde pueden ubicarlo?

G.T.: Como un hombre alternativo, demócrata, autónomo, que trata de usar la cabeza para pensar.

SEMANA: ¿Le cambió la vida después de afirmar que Álvaro Uribe no ordenó los falsos positivos? Se lo pregunto porque todos los líderes progresistas lo atacaron.

G.T.: Totalmente. Pero estoy absolutamente convencido de que eso que dije es verdad. El matoneo más horrible. Usted no puede decir una verdad política en Colombia porque lo matonean. Impresionante ha sido el matoneo, una vulgaridad verdadera.

SEMANA: ¿Usted ya se reunió con Gustavo Petro después de que ganó?

G.T.: Verbalmente. Yo nunca me he reunido con Gustavo Petro. Petro fue quien me buscó a mí, él me llamó de Italia en plena campaña y me ofreció que me uniera al Senado por el Pacto Histórico. ¿Sabe qué le contesté? Sí, pero si la lista es cerrada no hay cama para tanta gente. Yo apoyé a Petro y no me arrepiento porque dije que él era el menos malo. Yo no soy antipertrista, pero no soy petrista fanático. No lo soy. Miro con los ojos abiertos lo que está haciendo.

SEMANA: ¿Cómo evalúa los 100 primeros días de Petro?

G.T.: Yo le puse 3. No lo pongo a habilitar, pero no le pongo 5. Pasó raspado, pero pasó.

SEMANA: ¿Usted sigue en Fuerza Ciudadana?

G.T.: Fuerza Ciudadana está en un proceso de reestructuración, ha tenido muchas dificultades y no ha sido bien tratada por Gustavo Petro. El presidente le está dando duro a Fuerza Ciudadana.

SEMANA: ¿Por qué?

G.T.: Él prometió ayudar al Magdalena a ayudar a construir el acueducto y no está cumpliendo lo que prometió. Lo digo yo, Gilberto Tobón. Yo, prenderle velas a Petro por todo, no señor, no se las prendo. Petro no se está portando bien con Magdalena. Dijo que lo iba a hacer, en campaña estuvo varias veces allá. Fuerza Ciudadana le puso 450.000 votos y él le ganó al ingeniero Rodolfo Hernández por 700.000. Haga cuentas. Repito: Gustavo Petro no se está portando bien con Magdalena

SEMANA: Y eso que Petro es amigo de Carlos Caicedo, el gobernador de Magdalena…

G.T.: ¿Amigo?, Amigo el ratón del queso.

SEMANA: A usted le ha dado palo el alcalde de Medellín, Daniel Quintero. ¿Por qué?

G.T.: La explicación es muy sencilla. Dije que el alcalde es liso y mañoso. Es lo que es ese señor. Cómo le parece que está soñando para ser presidente. ¡Por Dios! Y acabó con Medellín. No creo que Gustavo Petro le crea mucho porque el presidente es inteligente y sabe qué clase de tipo es.

SEMANA: Por último, ¿qué piensa de Gustavo Petro hoy?

G.T.: Está asumiendo una jefatura del medio ambiente, pero ese problema es gravísimo y no se soluciona con discurso. Cómo dice usted que no se sacará petróleo cuando están sacando más petróleo que nunca. Entonces, ¿de dónde sacará el gobierno los 35 billones que pone Ecopetrol? Hay que ser sensato en materia económica. La ministra de Minas, Irene Vélez, la clasifiqué como la mujer Davivienda, a toda hora está en el momento y el lugar equivocado.

SEMANA: ¿Y de Uribe?

G.B.: Yo pienso que Uribe, en los dos gobiernos que tuvo, fue muy polémico. El expresidente Iván Duque no le ayudó en nada, fue un gobierno desastroso. Yo fui el influencer que, creo, más lo ataqué. Dije que era un bailarín de caridades, un besuqueador de señoras, que hacía la 31 con la cabeza, pero la cabeza se necesitaba para pensar. Uribe está otra vez haciendo política, es increíble, está haciendo política, se está moviendo por el departamento y la ciudad.

SEMANA: ¿Y no cree que Uribe debería descansar?

G.B.: (Risas) Eso lo resuelve él. No puedo contestar eso. Él está luchando, hay gente que lucha hasta el final.