gente

Youtuber armó tremendo show cuando le pidieron pagar en un restaurante: quería comida gratis

El hombre hasta amenazó con millonario cobro al local comercial. El incidente quedó registrado en video.


Tremendo show armó en España un youtuber conocido como Borja Escalona, luego de que la empleada de un restaurante le solicitara el pago de una comida que había consumido en el establecimiento comercial.

El creador de contenido llevaba a cabo una transmisión en vivo mientras recorría las calles del municipio de Vigo, en la provincia de Pontevedra, Galicia, e ingresó a un restaurante llamado A tapa do barril.

Allí, el youtuber pidió unas empanadillas y una vez las consumió, pensó que se podía retirar como si nada del reconocido restaurante, sin pagar 2,3 euros (casi 10.000 pesos colombianos).

Sorprendido por el cobro que le estaba haciendo la empleada del restaurante, el hombre le argumentó a la mujer que, por el contrario, lo que él estaba haciendo era promocionando el lugar.

“Espera porque estamos en un problema; porque entonces tengo que cobrarte yo esta promoción que acabamos de hacer”, dijo el youtuber.

No obstante, la mujer le manifestó que debía cancelar su cuenta, debido a que él no lo había advertido y que además lo relacionado con temas de publicidad debía acordarse con sus jefes. Molesto, Borja Escalona lanzó una advertencia a la empleada.

“Te va a salir un pelín más caro… Les va a llegar una factura de la promoción que acabo de hacer, que son 2.500 euros”, se le escuchó decir al hombre.

Incómodo, finalmente el youtuber tuvo que pagar su cuenta y hasta decidió no recibir el dinero del cambio. El comportamiento del hombre fue criticado por algunos cibernautas y el restaurante terminó siendo criticado.

Cobrar por nuestro trabajo ha supuesto decenas de puntuaciones negativas en nuestro perfil de Google (personas que nunca han comido ni una de nuestras empanadillas) y llamadas a nuestro negocio insultando a nuestro equipo”, indicó el restaurante a través de su cuenta en Instagram.

“No me creo más que nadie”

Mauricio Gómez, más conocido en redes sociales como La Liendra, es uno de los creadores de contenido colombianos con el mayor número de seguidores y, a pesar de que muchos de ellos lo defienden, también ha estado en el ojo del huracán por varios de sus comportamientos que no han sido bien recibidos en el mundo virtual.

Recientemente, el influencer y su novia, Dani Duke, fueron muy criticados por la fuerte broma que le jugaron a uno de sus amigos en la que parecía que le habían regalado un carro de lujo, pero todo era una mentira.

En redes sociales tildaron a los dos creadores de contenido como crueles y aseguraron que este tipo de cosas no se le hace a sus buenos amigos.

Ante esto, la Liendra decidió contestar con una fotografía y un extenso mensaje en el que habló sobre su vida, sus amistades y cómo ha sido blanco de objeto de muchos en redes y lo que esto ha generado en él.

“Me siento agotado, a veces me pregunto si quiero seguir o si tal vez debo parar. Sé que cometo errores, pero también sé que soy un ser humano normal de 22 años que los puede cometer”, comenzó diciendo.

También afirmó que desde que comenzó en el mundo de las redes sociales ha recibido múltiples críticas; primero por no haberse graduado, luego por no saber escribir, por sus tatuajes y otras cosas más como el video íntimo que se filtró de él y su novia.

Sin embargo, según dijo, nadie se ha puesto a considerar cómo se siente él ni se ha puesto en sus zapatos.

“Soy un pelado que toda Colombia lo reconoció, salió de la pobreza, agarró dinero, le cambió la vida y nadie le dijo cómo comportarse solito, he tenido que lidiar con todo y claro que cometo errores”, manifestó.

Dijo además que es una buena persona y no una basura como muchos han dicho y que no busca hacerle daño a nadie ni humillar a sus amigos, a propósito del video de la broma: “No me creo más que nadie ni mucho menos le hago daño a alguien, soy un pelao y que como usted que quiera tener una vida normal, pero que no puede porque su propia gente siempre está buscando verlo caer, sé que soy reconocido, pero también soy persona y me duele escuchar lo que dicen de mí y cómo hablan de mis cosas que ni siquiera son reales”, dijo.