mundo

Sacerdote sancionado por cometer abusos acudió a congreso en el Vaticano

Los organizadores del congreso aseguran que el sacerdote francés no fue invitado por el Vaticano.


El sacerdote francés Tony Anatrella, de 81 años, sancionado en 2018 por la Iglesia tras haberse probado que cometió abusos sexuales contra algunos seminaristas a los que trataba como terapeuta, está en Roma para asistir a un congreso organizado por el Vaticano sobre el sacerdocio.

Anatrella fue denunciado por sus pacientes, quienes revelaron que en las sesiones de terapia en las que trataba su homosexualidad como una enfermedad que debía curar, había tenido una conducta sexual inapropiada con escenas de desnudez y contacto corporal.

El sacerdote fue sancionado por el arzobispo de París, monseñor Michel Aupetit, en julio del 2018 que prohibió a Anatrella ejercer cualquier ministerio como sacerdote en la Iglesia Católica. Sin embargo, no fue rebajado al estado laical.

La noticia fue revelada en su cuenta de Facebook por el sacerdote dominicano Philippe Lefevre, que desde hace años lucha contra los abusos sexuales en la Iglesia. Sin embargo, precisó en otra nota después que cualquiera podía inscribirse en este congreso del Vaticano que no tenía ningún tipo de filtro a la hora de seleccionar a los asistentes.

De hecho, fuentes de la organización del simposio internacional en el que participan cerca de 700 expertos y que tiene lugar en el aula Pablo VI hasta el próximo domingo 22, señalaron a Europa Press que Anatrella en ningún caso fue invitado por el Vaticano y que se inscribió por su cuenta.

No obstante, el hecho de que Anatrella figure en la lista de participantes ha generado una gran polémica y cierta indignación. Según ha señalado el diario de información religiosa francés La Croix, Anatrella almorzó el jueves en el comedor de la residencia Santa Marta, donde vive el papa.

Benedicto XVI pidió perdón por los abusos que se cometieron durante su pontificado

Benedicto XVI volvió a pedir perdón a todas las víctimas de abusos sexuales en la Iglesia católica y lamentó que su “despiste”, al haber negado en un principio su asistencia a una reunión en 1980 cuando era arzobispo de Múnich para decidir sobre un sacerdote acusado de abusos a menores, haya dado pie a llamarlo “mentiroso”.

Una vez más solo puedo expresar a todas las víctimas de abusos sexuales mi profunda vergüenza, mi gran dolor y mi sincera petición de perdón. He tenido una gran responsabilidad en la Iglesia católica”, aseguró el papa emérito en una carta que fue difundida por su secretario, Georg Gänswein.

Además, manifestó que “tanto más grande” es su dolor por los abusos y errores que se han producido durante el tiempo de su mandato en los respectivos lugares en los que tuvo responsabilidades.

Benedicto XVI ha pedido perdón varias veces durante su pontificado a las víctimas de abusos sexuales. La primera vez que lo hizo públicamente fue en el año 2010 durante la misa con la que clausuró el Año Sacerdotal en la que, además, prometió actuar para que no sucediera nunca más.

“También pedimos de todo corazón perdón a Dios y a las víctimas y prometemos hacer todo lo posible para que semejante abuso no vuelva a suceder jamás”, dijo el papa emérito en esa ocasión.

En su misiva, el papa emérito también se refirió a la polémica causada tras la publicación del informe de la Iglesia alemana, el cual contabilizó que al menos 497 víctimas fueron objeto de ataques sexuales entre 1945 y 2019 por miembros del clero. Benedicto XVI, que cumplirá 95 años en abril, respondió con un escrito de 82 páginas a las solicitudes presentadas por el bufete de abogados encargado de hacer la pericia para esclarecer su posición tras haber examinado parte de la documentación en los archivos diocesanos.

Tras apuntarle que otros testigos afirmaban que sí estuvo presente en la reunión del 15 de enero de 1980 -en la que se trató el caso del sacerdote pederasta Peter Hullermann y en la que el entonces obispo Ratzinger aprobó que residiera en el territorio de su diócesis, pero en un recinto sacerdotal y exclusivamente para recibir terapia- Benedicto XVI corrigió su error y admitió que sí que había estado presente.

Me ha impactado profundamente que el despiste haya sido utilizado para dudar de mi sinceridad e incluso para presentarme como un mentiroso”, afirmó.

En este sentido, explicó que en el “ingente trabajo de esos días” -la elaboración de su posición- sucedió un despiste respecto a su participación en una reunión el 15 de enero de 1980. Este error, que por desgracia se ha verificado, no ha sido cometido intencionadamente y espero que pueda ser excusado. Ya he dispuesto que por parte del arzobispo Gänswein sea comunicado en la declaración a la prensa del 24 de enero de 2022″, subrayó Benedicto XVI.

Además, aseguró que durante los encuentros que ha mantenido con víctimas de abusos sexuales de parte de sacerdotes ha “mirado en los ojos las consecuencias de una grandísima culpa”. “He aprendido a entender que nosotros mismos vamos arrastrados cuando lo descuidamos o cuando no lo afrontamos con la necesaria decisión y responsabilidad como, por desgracia, ha pasado y pasa todavía”.

“Como en aquellas reuniones, solo una vez más puedo exprimir en relación a todas las víctimas de abusos sexuales mi profunda vergüenza, mi gran dolor y mi sincera petición de perdón”, añadió.

El papa emérito también recalcó el “gran dolor” que le han provocado “los abusos y errores ocurridos” mientras que él estaba al frente de las distintas instituciones eclesiales que ha presidido durante sus años de arzobispo de Múnich, al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe, o como pontífice. “Cada caso de abuso sexual es terrible e irreparable. A las víctimas abusadas sexualmente va mi profunda compasión; lamento todos y cada uno de los casos”, aseveró.

Durante el Pontificado de Benedicto XVI, el Vaticano reconoció 4.000 casos de abusos sexuales a menores de parte de clérigos. El papa emérito pidió entonces una profunda renovación de la Iglesia, recordando que “la ayuda de curación a las víctimas debe ser la preocupación principal de la comunidad cristiana y debe ir de la mano de una profunda renovación de la Iglesia a todos los niveles”. Igualmente, coordinó el lanzamiento de una página web para aprender a prevenir los abusos sexuales a menores.

Con información de Europa Press