antioquia

Temporada de lluvias deja otro muerto en Carepa, Antioquia

Más de 35 municipios del departamento han declarado la calamidad pública para sostener los estragos del agua.


Antioquia empezó el segundo semestre del año con un fallecimiento producto de una emergencia natural que se presentó en la subregión del Urabá. En los primeros seis meses de 2022, fallecieron 43 personas tras las fuertes lluvias.

El incidente ocurrió en el municipio de Carepa cuando un hombre de 61 años estaba cruzando el río que lleva el mismo nombre de la localidad. Las precipitaciones generaron una creciente súbita y fue arrastrado por la corriente.

La víctima mortal fue identificada como Manases David Úsuga y se suma al trágico registro de muertes por eventos asociados a las lluvias en el departamento donde hay niños, jóvenes y adultos mayores.

Las causas principales de los decesos son la acumulación del agua en las montañas que no se alcanza a filtrar a tiempo, por lo que se satura, dando como resultado movimientos en masa.

Además, en la lista figuran avenidas torrenciales, inundaciones, tormentas eléctricas, crecientes súbitas y vendavales. Estas emergencias también dejan más de 120 mil personas afectadas y más de mil viviendas damnificadas.

El Departamento Administrativo para la Gestión del Riesgo de Desastres (Dagran) afirmó que todos los municipios de Antioquia deben estar en alerta porque las fuertes precipitaciones se prolongarán en las próximas semanas.

Desde el año pasado no ha parado de llover, los terrenos están saturados y las quebradas y ríos [tienen] niveles altos. Las afectaciones no son solo en Antioquia. 29 de los 32 departamentos del país tienen afectaciones. Las alarmas están activas porque las lluvias continúan”, dijo el director de esa entidad, Jaime Enrique Gómez.

Los deslizamientos de tierra han golpeado fuertemente a los corredores viales. Según el reporte de la Seccional de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, cuatro carreteras están alteradas por el material que obstruye el paso:

Hay paso a un carril en la vía que conduce de Medellín hacia Urabá, en cuatro puntos del occidente de Antioquia; la comunicación entre Quibdó y el distrito está afectada en tres tramos; mientras que el cierre permanente se mantiene entre Medellín y La Pintada.

“Es importante que las concesionarias de estos tramos viales se encuentran adelantando trabajos para poder garantizar la habilitación total de la vía. Así mismo, la Seccional viene adelantando trabajos de regulación en la movilidad de todos los actores viales”, dijo el jefe de ese organismo, coronel Fabio Enrique Sierra.

Con base en el último informe emitido por la Gobernación, 21 municipios están en alerta roja por probabilidad alta de movimientos en masa. Mientras que seis cuencas tienen llamados urgentes por crecientes.

Deslizamiento en vía Santa Bárbara - Medellín.
Deslizamiento en vía Santa Bárbara - Medellín. - Foto: Gobernación de Antioquia

Restringen navegación en el golfo de Urabá por tormenta tropical

A partir de las 3:00 p. m. de este viernes y hasta las 7:00 a. m. del sábado 2 de julio, las embarcaciones menores no podrán navegar por las aguas del golfo de Urabá por cuenta de la tormenta tropical Bonnie.

La medida fue tomada por la Capitanía del puerto, dado que los radares muestran que en la tarde aumentarán los vientos y el oleaje está sobre los 180 centímetros, lo que representa un riesgo para las personas que transitan diariamente en lanchas.

Sin embargo, la condición prevista por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) no es crítica en esta zona de Antioquia como sí lo es para los territorios de la región Caribe.

El director del puerto del golfo de Urabá, capitán Enrique Martínez, informó que los organismos de socorro y la Armada Nacional están en alerta para atender cualquier emergencia que se presente durante el fin de semana, pues las precipitaciones y vientos son una amenaza.

“Se han presentado lluvias leves, que no están por fuera de lo normal. Estamos realizando un monitoreo constante y realizamos las mediciones de las condiciones meteorológicas a través de la torre de control”, afirmó el alto mando.

Contrario a lo que ha pasado en algunas playas del país, la autoridad marítima no limitó la actividad de los bañistas a razón de que los niveles de la marea no representan una amenaza para las personas.