Home

Mundo

Artículo

Un bebé muere
Imagen de referencia, no corresponde al caso en mención. - Foto: Getty Images

mundo

Muere bebé en España tras caerle enorme bola de granizo durante una violenta tormenta

Aseguran que, mientras duró la fuerte granizada, fueron “minutos de miedo”.

Una bebé de 20 meses murió la noche del martes en Cataluña (noreste de España) al ser golpeada por granizo durante una violenta tormenta, informaron autoridades locales y sanitarias.

“Le cayó una piedra en la cabeza” y “desgraciadamente no lo ha podido superar”, le explicó a la emisora de radio catalana RAC1 Carme Vall, líder del ayuntamiento de La Bisbal d’Empordà, el pueblo cercano a Girona que sufrió la inusual precipitación.

“La granizada duró diez minutos, pero fueron unos diez minutos de miedo”, añadió Vall, que aseguró que la tormenta descargó piedras de hielo de hasta 11 centímetros de diámetro.

“Ha fallecido la niña, que tenía 20 meses, en nuestro hospital, durante la noche”, le confirmó a la AFP, sin más precisiones, el Hospital Josep Trueta de Girona, al que fue trasladada la bebé.

La tormenta ocurrió el martes por la tarde y dañó coches, tejados y los vitrales de la iglesia, según imágenes difundidas por el ayuntamiento y las televisiones.

Mientras lo anterior ocurrió en España, en Brasil la vida les sonrió a dos siameses. Los niños brasileños unidos por la cabeza fueron separados en una intervención cuyos responsables médicos describieron el pasado 2 de agosto como la cirugía más compleja de su tipo, para la que se prepararon usando realidad virtual.

Arthur y Bernardo Lima nacieron en 2018 en el estado de Roraima, en el norte de Brasil, como gemelos craneópagos, una condición extremadamente rara por la que los hermanos están fusionados en el cráneo.

Unidos en la parte superior de la cabeza durante casi cuatro años, la mayor parte de los cuales pasaron en un hospital de Río de Janeiro equipado con una cama a medida, los hermanos pueden mirarse ahora a la cara por primera vez, después de nueve operaciones que culminaron en una cirugía maratónica de 23 horas.

La organización benéfica médica Gemini Untwined, con sede en Londres, que ayudó a llevar a cabo el procedimiento, la describió como “la separación más desafiante y compleja hasta la fecha”, dado que los niños compartían varias venas vitales.

“Los gemelos tenían la versión más grave y difícil de la afección, con el mayor riesgo de muerte para ambos”, dijo el neurocirujano Gabriel Mufarrej, del Instituto Estatal del Cerebro Paulo Niemeyer (IECPN) en Río, donde se realizó el procedimiento.

Para Mufarrej, se trató de la cirugía “más difícil de su carrera”, según le señaló a la AFP. “Estamos muy satisfechos con el resultado, porque nadie más creía en esta cirugía al principio, pero siempre creímos que había una posibilidad”, agregó Mufarrej en un comunicado.

Los miembros del equipo médico, que incluyó a casi 100 profesionales, se prepararon para las delicadas etapas finales de la cirugía el 7 y 9 de junio con la ayuda de realidad virtual, dijo Gemini Untwined.

Usando escáneres cerebrales para crear un mapa digital del cráneo compartido de los niños, los cirujanos se entrenaron conjuntamente en Río y Londres con una cirugía de prueba realizada con realidad virtual.

El neurocirujano británico Noor ul Owase Jeelani, cirujano principal de Gemini Untwined, definió la sesión de preparación en realidad virtual como “cosas de la era espacial”.

“Es simplemente maravilloso, es genial ver la anatomía y hacer la cirugía antes de poner a los niños en riesgo”, dijo a la agencia de noticias británica PA.

“Puedes imaginar lo tranquilizador que es eso para los cirujanos... Hacerlo en realidad virtual fue realmente algo del hombre en Marte”, agregó Jeelani.

Imágenes y videos publicados por el personal médico mostraron a los niños acostados uno al lado del otro en una cama de hospital después de la cirugía, con el pequeño Arthur extendiendo la mano para tocar la mano de su hermano.

Entre lágrimas, la madre de los niños, Adriely Lima, describió el alivio de la familia. “Hemos estado viviendo en el hospital durante casi cuatro años”, dijo.

Los niños aún se están recuperando y es posible que necesiten más procedimientos a medida que crecen, indicaron los médicos.

*Con información de AFP.