nación

Policías que se hospedaban en hotel Dasanto en Barranquilla están fuera de peligro tras incendio

Tres de los uniformados continúan en supervisión médica tras los hechos.


Un incendio registrado en horas de la noche de este jueves 11 de agosto, cerca a las 10:19 p. m., en un hotel en el centro de la capital del Atlántico donde se hospedaban 43 uniformados de la Policía Nacional puso en alerta a las autoridades.

Pese a que inicialmente se creyó que se trataba de un ataque a los miembros de la institución que habrían llegado hace varios días a Barranquilla, desde Valledupar, Cartagena y otras ciudades de la Región Caribe, para apoyar a las autoridades locales en temas de seguridad y acompañar los controles establecidos para los conductores de buses de servicio público que fueron atacados en varias ocasiones con atentados de sicariato a manos del grupo delincuencial Los Rastrojos Costeños, posteriormente se descartó y confirmaron que se trató de un corto circuito.

Tras el hecho, la Policía Metropolitana de Barranquilla reveló que la mayoría de heridos en el sitio fueron uniformados de la institución: 16 hombres y mujeres de la Policía Nacional y seis civiles.

“Aquí se encontraban hospedados unos policías que prestan su servicio de apoyo en el fortalecimiento de la vigilancia de esta ciudad, de manera inmediata el cuerpo de bomberos atendió esta emergencia y fueron evacuados nuestros policías a centros asistenciales, donde en este momento se encuentran fuera de peligro”, señaló el Coronel Jorge Urquijo, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla.

De los 16 miembros de la policía, entre hombres y mujeres que fueron atendidos inicialmente con heridas leven, por inhalación de humo, cortaduras, entre otros, solo tres de ellos permanecen en revisión médica.

“Inicialmente, se atienden 16 de nuestros hombres y mujeres policías de los cuales ya fueron dados de alta y solo quedan tres en proceso de recuperación”, anotó el comandante.

Por su parte, el teniente Cesar Fonseca, jefe operativo del Cuerpo de Bomberos oficiales de la ciudad, fue quien declaró, luego de sofocar las llamas y atender la emergencia, que se había descartado un posible atentado contra los uniformados y que, por el contrario, se trató de una falla en una subestación eléctrica que ocasionó un corto circuito.

“Recibimos información de la comunidad donde reportaban el incendio en un hotel del centro de la ciudad, inmediatamente la máquina número 34 de la calle 17 se desplaza al sitio, pide apoyo, el personal comenzó a evacuar al llegar en compañía de unas unidades de la policía que se encontraban en el sitio, en este momento se descarta cualquier atentado terrorista, al parecer, se generó un corto circuito en una estación eléctrica”, señaló el Teniente Fonseca.

La conflagración, según los organismos de socorro, habría empezado en el segundo piso de la edificación de cuatro pisos, y hasta ese último se habría propagado sin afectar el primer piso de la recepción del hotel, ubicado en la calle 35 entre carreras 38 y 39.

Las llamas y la humarada causaron el estallido de ventanas, generando fuertes explosiones y acrecentando el terror entre los huéspedes, los trabajadores del sitio e incluso a los mismos uniformados de la Policía.

En medio de la emergencia, de acuerdo con información entregada por la Policía Metropolitana, reveló que este hecho se habría presentado por la evasión de cobro de energía y las conexiones que tenían en el hotel que se encontraba sin servicio desde el pasado 9 de agosto.

Finalmente, el comandante Urquijo entregó un parte de tranquilidad y agradeció al cuerpo de Bomberos por su rápido accionar en la emergencia.

“Damos un parte de tranquilidad y, gracias a la atención oportuna del Cuerpo de Bomberos, pudimos atender esta situación de manera rápida y oportuna”, dijo el comandante de la Policía.