política

Sorprendente: de ser gran contradictor, Germán Vargas Lleras ahora está de luna de miel con el presidente electo Gustavo Petro

Para el abogado y político, con la llegada del nuevo gobierno, lo más complicado serán los cambios institucionales que comprometen reformas de la Constitución.


Tan solo ha pasado una semana desde que el líder del Pacto Histórico, Gustavo Petro, ganara las elecciones presidenciales 2022–2026 y los escenarios políticos están presentes en cualquier espacio.

El economista de 62 años ha recibido todo tipo de mensajes, luego de que más de 11 millones de colombianos depositaran su confianza en el plan de gobierno que predica en compañía de la ahora vicepresidenta electa Francia Márquez. Sin embargo, más de diez millones y medio de ciudadanos votaron por el ingeniero Rodolfo Hernández y hay quienes dicen que es notoria la división en el país.

Se han conocido varias posturas de oposición, apoyo y hasta de intermediarios para el electo presidente. Recientemente, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras consignó su punto de vista sobre acuerdos y desacuerdos en un artículo publicado por El Tiempo.

Vargas Lleras ha sido uno de los más críticos y enfáticos al no estar de acuerdo en varios puntos con Petro. Y parecía más cercano a la propuesta de su contrincante. De hecho, en una entrevista de Rodolfo Hernández para la revista SoHo, el ingeniero reveló que el Ministerio de Defensa se lo hubiera otorgado al exvicepresidente.

No obstante, hace poco el también abogado compartió sus pensamientos, como también lo hizo el exvicepresidente Francisco Santos, al decir que Petro llega a gobernar un país dividido “como pocas veces en la historia”.

Para Vargas Lleras, “el presidente electo ha lanzado la propuesta de un gran acuerdo nacional y ha comenzado su construcción a partir del diálogo con las fuerzas políticas, sociales y empresariales del país. En general, se percibe un buen ambiente, de no confrontación, de no revancha, llamado a deponer los ánimos, pasar la página”, se lee en el artículo bajo su autoría.

Petro ha recalcado que su política de “cambio” incluye el denominado “Acuerdo Nacional”, en el que debe primar el diálogo y las diferencias. Ante esto, el abogado dice que “ese gran acuerdo nacional para la paz, la justicia social y el medio ambiente suena bien y cobra mucho sentido para un país que tras las elecciones ha quedado polarizado y maltrecho. Pero es difícil llegar a acuerdos sobre meros postulados”.

Luego de esto, prosigue a analizar la campaña, las consecuencias del gobierno entrante y las similitudes con el periodo en el que él asumió la vicepresidencia de Colombia (2014-2017):

“En las declaraciones de Jaime Urrego, asesor de Petro en temas de salud, no veo más que coincidencias sobre una futura reforma. Hay que mantener el sistema de aseguramiento, eliminar la tercerización del empleo, avanzar en prevención con el modelo del médico de familia y garantizar el pago oportuno a las clínicas. Estos postulados hacían parte de nuestra iniciativa que no supo defender el MinSalud. Increíble que sea en el próximo gobierno donde se puedan concretar”.

“Otro buen ejemplo es el del sector agrícola. Desde 2010 coincidimos en que Colombia no puede continuar con más de 20 millones de hectáreas productivas dedicadas al engorde de ganado de pastoreo, y sobre todo al engorde del valor de la tierra en pocas manos. Esto tiene que cambiar”, agregó.

Entre tanto, mientras las decisiones políticas se hacen realidad, Vargas Lleras toca otro punto y es el de los asuntos de infraestructura, vivienda y agua potable.

“Tampoco parece imposible concretar propósitos en el Plan de Desarrollo sobre un conjunto de obras por ejecutarse y la forma de financiarlas en el próximo cuatrienio. El tema más espinoso sería el manejo de la Hacienda pública, el déficit fiscal, el endeudamiento y, de la mano de estos, la temida reforma tributaria”, acotó.

Respecto a la reforma económica, en Vicky en Semana se ha abordado el tema y la pregunta que ha rondado y sigue siendo tendencia es: ¿de dónde vamos a sacar tanto dinero?

Vargas escribe que existe un consenso en torno a la eliminación de exenciones y privilegios, resultado de décadas de cabildeo de algunos sectores. “De aquí podrían salir, como lo advierte el entrante equipo económico, cerca de 40 billones de los 80 que suman hoy, la mayoría de ellas sin plena justificación económica. Y si se avanza, como tanto lo hemos propuesto, en el combate a la elusión, la evasión y el contrabando, se podría aumentar esta cifra en no menos de 20 billones adicionales de los 90 que no se recaudan”, publicó El Tiempo, casa editorial que estuvo con SEMANA en los Debates Definitivos para los comicios presidenciales.

Ahora, ¿qué piensa el que ha sido contradictor de Petro en relación con los impuestos?

Según sus opiniones, comparten una tesis y es la de que los impuestos deberían ser pagados, no por el costo histórico de las acciones y los inmuebles, sino por el costo comercial de estos.

“Esta reforma sí sería la gran revolución que podría disparar el recaudo, y de manera mucho más eficiente. Y permitiría abandonar la idea de revivir impuestos antitécnicos y confiscatorios como del patrimonio o el de renta presuntiva, que nos van a restar competitividad y a ahuyentar la inversión. Por ese camino, reitero mi temor de que se terminen saliendo las 5.000 personas naturales, que es a lo que quedó reducida la tributación en patrimonio después de que 50.000 fijaron su residencia fiscal en el exterior o renunciaron a la nacionalidad colombiana”, apuntó.

“Si están pensando en recibir 50 billones más, creo que solo con estas medidas sería suficiente. No sería necesario elevar más las tarifas en renta, hoy en el 35 %, ni desmontar el descuento del ICA o afectar al gravamen a los dividendos, como han anunciado. Los invito a que repasen las recomendaciones de la Misión de Expertos y sean conscientes de que ya la tasa de tributación de los negocios es del 70 %, cuando en los países desarrollados oscila entre el 20 % y el 35 %. Toca sacar papel y lápiz y hacer las cuentas”, añadió.

Por otra parte, el abogado y exvicepresidente de la República dice que es indispensable conocer minuciosamente lo que el equipo del Pacto Histórico tiene planeado en cuanto a reforma de la justicia, la reforma laboral y la reforma pensional.

Cabe señalar que, tras la victoria de Petro y Márquez, Asofondos dijo que “hay que proteger el ahorro pensional de los colombianos”, por lo que esperan garantías para el bienestar de los actuales y futuros trabajadores de distintas modalidades.

Mientras Gustavo Petro espera a posesionarse en agosto, para Vargas Lleras lo más complicado será los cambios institucionales que comprometen reformas de la Constitución.

“Es cierto que el presidente electo se ha pronunciado al respecto para ofrecer garantías. No creo que sobre un mayor compromiso una vez posesionado. Si alguna línea roja identificamos con el nuevo gobierno, es esta”, enfatizó el político.

Y concluyó sus argumentos de la siguiente manera: “Por lo pronto, saludo la invitación a dialogar. Yo estoy seguro de que los partidos y movimientos políticos estarán atentos a escuchar las propuestas y a buscar los consensos necesarios. Pero dependerá de la apertura, del respeto y de la construcción de confianza, que lleguemos a ese gran acuerdo nacional o al también posible y costoso gran desacuerdo nacional”.

En otras palabras, el futuro de Colombia está en las manos de la entrada del nuevo gobierno.